Surcos







Mañana es el último día en mi habitación temporal y sobre mi colchón provisional, que tiene un hueco en medio y por eso duermo en diagonal. Como si pasara un riachuelo por el surco. 

Estoy nerviosa por volver a mi cama. La perri también cambiará de lugar, la trasladaré al otro comedor para que no se sienta en Australia. Me temo que va a llorar porque no va entender nada. Pero como yo también voy a llorar al volver a mi habitación original, vamos a desequilibrarnos equilibradamente.