Sanas y salvas



He superado mi primer revés. La verdad es que todo es distinto, ahora, incluso la tristeza. Dura lo que dura. 

La parte intensa dura 10 minutos de llanto, dura un cigarrillo, da para una cerveza... luego quedas con alguien, te tomas un café, u otra cerveza, comentas con los amigos y se te pasa. Y acaba el día y dices... sigo siendo yo. 

Un revés con depresión era un auténtico mazazo. Hacía que me cuestionara toda mi vida y mis capacidades. Ya no recordaba cómo era ver la verdadera magnitud de un asunto. No lo recordaba. Es fuerte... es impactante.

Hoy he ultimado detalles para mi semana de vacaciones en la isla, en septiembre. Volver a uno de mis lugares preferidos... volver sola y disfrutar de mí, de la persona a la que vi desmoronarse y volver a moronarse. Voy  a celebrar que estamos sanas y salvas. No sé por qué hablo en plural. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

Fantasía con límites y todas las imbecilidades