24/5/20

El nombre de los árboles


No sé si he registrado aquí los problemas que tengo con los vecinos desde que no trabajan debido al parón. Las fiestas antes eran menos habituales. He hablado con ellos y les he escrito notas, pero no hay forma. Hoy he avisado a la Guardia Urbana (¿?) porque se me ha agotado la paciencia, y sencillamente, tras llamar varias veces con golpes fuertes en la puerta, no les han abierto y han seguido a lo suyo en cuanto se han marchado. La "fiesta" o "reunión" ha continuado hasta las 12:00 del mediodía de hoy (empezó ayer a las 22:00 de la noche).

He dormido en el sofá después de varias horas sin poder pegar ojo en la cama porque mi habitación está cerca de su comedor, que es donde suelen juntarse con amigos o con los alquilados de Airbnb. No ponen música como los que tenía antes (a los de antes, los Mossos les reventaron la puerta durante una redada -yo no tuve nada que ver- y dos meses después se fueron y entraron estos), solamente hablan y hablan, pero no en un tono moderado para no molestar, hablan a gritos y constantemente, sin parar, o dan golpes, o cantan, o cocinan (haciendo todo el ruido posible, también) durante horas. No puedo hacer demasiado. A las siete me he ido con la bici porque ya no aguantaba más. El río estaba bonito y en calma, y yo estaba cansada. Y he pensado en Molly Nilsson y en que le gustarían esos árboles y se sabría el nombre. Yo no tengo ni idea de nombres de árboles. Eran frondosos y verdes, muy verdes, un verde oscuro. ¿Un roble? 
Se me han mojado los tobillos porque la hierba estaba húmeda.

Por los problemas constantes con los vecinos, sean unos u otros, me he abierto a la posibilidad de irme de Barcelona a una casa sin paredes colindantes. Difícil, ¿eh? Creo que de momento es más fácil pillar la almohada y trasladarme al sofá. Aunque no imagino mi futuro en la ciudad. Ya no me interesa tanto lo que ofrece.

No me disgusta continuar bastante aislada y el retorno a la "normalidad" va a ser lento para mí, sobre todo hasta que no pueda visitar a mis padres. No voy a reunirme en grupo ni tampoco voy a ir a bares.

Estoy haciendo una canción, no estoy inspirada en cuanto a letras, pero sí para el resto. Después  retocaré unas baterías y guitarras, siempre lo hago con auriculares, pero tal vez hoy las haga sonar por los altavoces. 



9 comentarios:

  1. Hay otras formas de deshacerse de los vecinos...

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! me conformaría con que se aprendieran los horarios...

      Eliminar
  2. Mi parte más zen no estaría de acuerdo, pero creo que existe gente que no es capaz de vivir en sociedad y, lo peor, es que nos hemos vuelto tan blandos que les dejamos hacer.. En el fondo les tengo envidia, las normas no han sido hechas para ellos, excepto aquellas de las que puedan beneficiarse, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dicho algo muy cierto... suelen seguir las normas cuando sí les conviene.











      Eliminar
    2. No sé si conoces las viñetas de Calvin y Hobbes, en una de ellas decían: a veces olvido que las normas son sólo para la gente civilizada.. pues eso

      Eliminar
  3. Anónimo6:54 p. m.

    Alguien tiene vecinos respetuosos? Los mios, los de arriba viven como si estuvieran en roca piedra, estoy muy muy harta! Estoy pensando en hacer percusión y tocarles la "moral".
    &

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenemos unos buenos elementos vecinales, por lo que veo...

      Eliminar
  4. Vaya vecinos tienes! yo los mataba! no entiendo por qué la gente es tan irrespetuosa con los demás.
    Nosotras también nos estamos planteando seriamente irnos de Barcelona; bien, de hecho lo llevábamos pensando desde antes del confinamiento.
    Ya veremos si la "nueva normalidad" nos lo permite...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha actualizado el tema de los vecinos... parece que se está solucionando, o está en vías de solucionarse. Ya conozco a varias personas que les pasa lo mismo con Barcelona...

      Eliminar

Deja tu mensaje secreto.