Esperando el cambio de etapa (I)



Va a rachas de viento. Cada semana espero ver señales que indiquen el inicio de otra etapa, pero no llega. Qué largo es este final.
C, con su hocico corto y su palmo de altura, cuando no sabe cómo conseguir lo que quiere, acaba yéndose a dormir, pero sigue atenta a cualquier movimiento para que nada pueda pillarla desprevenida.

Ella espera comida-calle-jugar, y yo mi cambio de etapa. Mi vecino sale a pasear y a meditar -o eso dice-, siempre a la misma hora. ¿Estará buscando también su nueva etapa?

Llevo toda la semana escuchando el último disco de Khruangbin. Me lo regaló V. por sorpresa, un día que vino a desayunar conmigo y a preguntarme cómo estaba. Ese día pensé que ya estaba llegando mi cambio de etapa. Luego resultó que un poco sí, pero también un poco que no. La guitarra de la canción se parece a las siete de la tarde, luminosa y melancólica, tan bonita que duele bajo las costillas porque ya es finales de septiembre. 



Comentarios

  1. Anónimo10:56 p. m.

    Llevo todo el día con esta canción en la cabeza, me ha encantado.
    Por cierto dejate mecer por los vientos, quien sabe ..
    &

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje secreto.

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

Fantasía con límites y todas las imbecilidades