Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

La corriente

Volviendo del veterinario, Croquet estaba feliz, a pesar de la inyección, los mocos y el termómetro por el culo. Trataba de sacar la cabeza por la obertura de la mochila y ver lo que pasaba en la calle. Todos esos ruídos, esas personas, esa cantidad de olores nuevos, esa luz.  Aproveché para comprar fruta, porque es buena, esa saludable. Es bien. Por la tarde estuve jugando un poco con ella. Por la noche empezó a respirar muy mal, por la boca. Le faltaba el aire. Decidí llevarla a urgencias porque parecía que de un momento a otro iba a dejar de entrarle el aire. (Mientras escribo esto mis vecinos nuevos están chillando, dando golpes, riñendo al niño... con lo tranquila que era esta escalera hace tres meses. ) Pedí un taxi a través de una aplicación que te dice el nombre del taxista, y el modelo de coche, y luego puedes puntuarle con estrellas. El que vino era bastante popular porque tenía una puntuación alta. Me recordó al capítulo "Nosedive", de Black Mirror; me horrorizó …

Bar de medianoche

Casualidades. Ayer escribía algo sobre una cafetería imaginaria "que abre sólo para noctámbulos". Hoy he visto que en Netflix hay una serie japonesa llamada "Midnight Diner" que es precisamente eso, un bar que abre a medianoche y que sólo sirve un plato: ramen de verduras. La idea me ha gustado mucho pero no acabo de pillarle el ritmo, tal vez porque es comedia japonesa y tienen otro concepto del humor.

Pero lo importante es que coincide con la idea que tuve ayer, la de un café sólo para noctámbulos.

noctámbulo, noctámbula adjetivo/nombre masculino y femenino 1. [persona] Que tiene tendencia a realizar actividades durante la noche.




Si yo tuviera un bar de medianoche

El horario:
De 24:00 a 7:00. Me gusta el concepto de lugar para "gente con tendencia a realizar actividades por la noche". Pero pienso en actividades tranquilas y en gente tranquila. Un lugar de rescate.  Sé que esta idea le encantaría a  Emilio. Y ahora me estoy acordando de aquella canción que …

No me quita ojo

Me enternece notar su diminuto hocico tras mi oreja izquierda. 
Hoy he hablado con E acerca de cómo los perros acaban pareciéndose a nosotros a base de observarnos minuciosamente; son capaces de entendernos sin conversaciones de por medio. Únicamente nos ven y están presentes. Es un gesto de amor puro. Hoy he sacado a Croquet a la terraza. He puesto su camita en la silla de al lado y he visto cómo me miraba, acurrucada. No me quitaba ojo. 
Yo también lo hago cuando me gusta alguien, observo todos sus movimientos. Es algo que me sale sin pensar. Y hago descubrimientos asombrosos, que a mí me parecen importantes, aunque fuera de contexto puedan parecer poco significativos. Recuerdo un día en el que me fijé cómo cruzaba los pies bajo la silla tal persona. O tal otra. Y lo guardé en mi catálogo privado de no se sabe qué.
Quisiera convertirme en perra para poder mirar sin pestañear y sin tener que dar(me) explicaciones.
Al levantarme, he escuchado las bocinas fantasmas de los barcos espan…

alegrías perras

Todo es nuevo para Croquet y para mí –hoy la he llamado así todo el día, pero ayer la llamé Queer, ¿puede ser una perreta con muchos nombres?– Esta tarde la he metido en una mochila pequeña y nos hemos ido a comprar el pan y un helado de mango con chocolate al Dino. Cuando hemos vuelto, le he puesto música por primera vez. Hemos escuchado a The Clash. Estaba contenta porque movía la cola e intentaba jugar con una pelota. Y trataba de mantener una conversación conmigo, a base de gestos con la cabeza y sonidos raros.
Ayer se quedó dormida en mi cuello mientras veía el tercer capítulo de Black Mirror, que es el de las lesbianas con bollodramas en todas las épocas a las que "viajan".  La verdad es que no sé con quien me gustaría pasar la eternidad, pero sí sé con quien me gustaría viajar a los 70´s,  80's, 90's y al 2004. Mejor no pensar en ello que se me va la entrada por otros derroteros.
Me pregunto si perra será feliz conmigo y todas esas cosas. Me preocupa un poco …

Cumpleblog: 14 años.

Hoy hace 14 años que escribes este blog. Han pasado tantas cosas desde entonces. No me jodas, ¿sí? Lo fuerte es que parece que nunca pase nada, pero sí pasa.
Hoy, en el metro, ha entrado un señor muy gordo y se ha sentado; como el espacio era pequeño, ha chafado al de al lado, un tipo delgadito, que ha puesto cara de indignación y se ha levantado. Hoy has decidido que no vas a intentar  escribir ninguna otra novela porque  en realidad te aburre  tener que inventar historias y tener que describir cómo es la calle, y cómo tienen el pelo los personajes y tener que buscar un nombre bonito para cada uno y todo eso.
Hoy, en la terraza del bar del campus había dos jabalís, o jabalíes, y nos miraban como si fuéramos algo irreal, salido de la nada.
 Hoy has ido a comprar otra luz trasera para la bicicleta porque te la han vuelto a robar y has pensado que cómo podía ser. Has decidido poner un postit que dice "No me robes más luces, por favor" porque desde ayer no sacas la bici y eso…

Ferry

Has estado moviendo muebles en casa porque vas a compartir piso dos meses con una amiga. Desde ayer duermes en otra cama y entre otras paredes, y te gusta cómo ha quedado pero con tantos cambios no has pegado ojo. Y pasas por tu antigua habitación, y tu cama, y la sientes desangelada, y te acuerdas de las cosas bonitas, y piensas que el espacio es un reflejo de cómo estás por dentro. Que es en silencio y quieta, como aquella liebre agazapada, bajo la luna llena, con la que soñaste hace dos años, o tres. Y nuevamente, una serie, la tercera temporada de The Fall, y piensas que es un modo, como cualquier otro, de usar el tiempo.  Y con tantos cambios te has dado cuenta de que tienes demasiados instrumentos con cuerdas y que no sabes cómo tocarlos todos a la vez. Y tampoco sabes qué canciones tocar, buscas alguna que te haga soñar con tardes interminables, en lugares interminables. Feliz. Piensas en eso,  y recuerdas que ayer te sentiste así cuando saliste del metro en Diagonal –del metr…

Los treinta y... pico. Reflexión.

No lo conté todo sobre el columpio. La verdad es que hubo más. Otras cosas que me rondaban por esta cabeza mía fanta-siosa. Fui feliz en ese momento sin barreras. Creo que ese columpio va a ser mi lugar para pensar sin censura.
Mañana viernes (14 de octubre) es mi cumpleaños y estoy haciendo algo de balance. Ha sido el mejor año de los últimos cuatro, han habido cosas muy buenas. El trabajo nuevo, el máster, mi propia bici, el pasado resolviéndose, volver a "jugar" a ping pong y la vida en general (un término muy amplio). Luego se han ido colocando y asentándose, como cuando agitas un vaso con arena y al cabo de un rato se posa, y bueno, todo tiene su mitad sombría y complicada.
Subidas de felicidad. Seguidas de sus correspondientes bajadas. Y luego, vuelta a la calma. Las bajadas trato de tomarlas como si viniera una gran tormenta (como la que cae ahora fuera) y tuviera que cerrar todas las ventanas y esperar, aunque a veces –pero no siempre– entro en pánico y no mantengo …

Mercè P. y el columpio de esta mañana

Love And Death And All The Rest by DEAD GHOSTS


Las sensaciones de esta mañana podrían estar ubicadas perfectamente en una de aquellas clases de literatura con Juan Manuel P. recitando versos, mientras yo miraba de reojo la mesa en la que se sentaba Mercè P., que era una chica unos cuatro años mayor y que siempre parecía estar de resaca. Una fusión entre Patti Smith y Janis Joplin.
(Mercè P. y yo compartimos auriculares durante un viaje. Fue como un beso muy largo.)


***
Esta mañana he visto que tenía un montón de platos por fregar y me he ido a desayunar, no tenía ganas de enfrentarme a ello. Las calles estaban totalmente vacías. Es esa estampa de apocalipsis que tiene esto, a vece, guitarras desafinadas.
He dejado el móvil en casa cargándose. Llevaba un billete de 5 euros en el bolsillo de una sudadera con capucha (para taparme la cabeza, porque hacía frío) y mis atrotinadas primeras wayfarer, para verlo todo con solera. El plan era:  desayunar, volver, fregar. Pero bueno, al fin…

Uso a menudo la aplicación de notas del iPhone. Cada día apunto algo que parece importante en ese momento. Hoy he anotado, en el transcurso de una cena con dos amigos, "Biblioteca del Carmen".

Nunca se sabe.

He apoyado la cabeza en la almohada y lo he visto claro. Pero no se lo diré a nadie, o puede que sólo a una persona. Para que pueda decir: "sí, Paola dijo un día que sí, que aquello... sí".

Que sí.

SÍ.

Lluvia en la piscina

Lo-Tide by Triathalon


Hoy he descubierto esta canción mimimalista (Hawaiian Boi) y a este grupo (Triathalon). Me encanta la portada del disco. Con los gastos de envío cuesta 29 dólares. No es mucho, pero prefiero esperar a que se me enfríe el capricho.




Aquest cap de setmana he dormit com un cadell i no he trobat a faltar el sol: hi era en tot el que m'he dut a la boca. 

Divendres vaig sopar a una terrassa amb un llum d'oli. Li podíem regular la flama amb una rodeta. Fingíem que controlàvem la intensitat de les persones, com per art de màgia.

El sábado, después de comer, estuvimos jugando a cazar la mano. Es un juego muy simple que consiste en poner las manos con las palmas hacia arriba y que otra persona ponga las suyas encima. Las manos de abajo tienen que tratar de darle un manotazo a las de arriba. Lo mejor es la expresión en la cara; es tan bonita siempre, de emoción pura y transparente, casi infantil.
Por la noche, nos hicimos fotos dentro de una especie de excavadora …

Habitacions d'hotel

Espero que arribi l'H-14 (no sembla una línia d'autobús, és un nom químic) i miro les portades dels discos a l'aparador de l'Ultralocal (que sempre m'equivoco i li dic Ultrarecords). Vull comprar-me'ls tots. A dins hi ha el noi amb els seus cabells arrissats posant música. Quan vaig arribar aquí era el meu lloc preferit, juntament amb Pollos Llull. Dos llocs per trobar la salvació els diumenges.

Arriba l'autobús i m'assec al costat de la finestra. Llums vermelles i blanques. Passen cotxes i bicicletes. El Parc de la Ciutadella i l'Estació de França semblen diferents, veig la ciutat com quan era petita, un lloc màgic com l'estómac d'una balena.

Baixo a la penúltima parada. Passo pel carrer on vivia l'Elena fa molts anys i li envio la meva ubicació per Whatssap. Compro una garrafa d'aigua de 8 litres. Pujo a casa de la meva amiga. Les finestres estan obertes i veig un noi en calçotets a l'edifici de davant. I després …

Huesos

Me he roto dos huesos en mi vida. Uno en una mano, otro en un pie.
El de la mano fue en el último minuto de un partidillo de básquet justo antes de las vacaciones de navidad (recuerdo que no sabía ni que había una norma que prohibía tener la pelota más de 5 segundos, o algo así). Quise recuperar una pelota. Crac. Es un dedo que jamás he vuelto a poner recto y que me trajo muchos problemas y muchas horas de recuperación con una tía que me torturaba con cera caliente.
El del pie fue bailando Hey Boy Hey Girl justo un día antes de fin de año de hace muchos años. Quise... no sé qué quise hacer. Algo asombroso, supongo. Algo para recordar. Noté crac. Es que se nota. Cuando va a llover me duele. O eso creo yo...
No recordaba que en el vídeo salían tantos huesos.









Cosas que me gustan

Lista de cosas que me gustan (en general)

mi cama, mi almohada, mis sábanas.

El murmullo de la nevera por las noches, y el de los autobuses y del camión de la basura.

Mi taza blanca para desayunar. Mi gabardina gris oscura casi negra. Mis botas negras. Mis zapatos oscuros con la suela azul piscina. Las piscinas llenas y las vacías. Las
plantas que crecen en las aceras y en las escaleras y en mi balcón. Los matorrales de los descampados. Los graffitis con palabras o nombres que no sé qué quieren decir.

Las portadas bonitas de los discos y los libros. La música americana de los años 50's e imaginar que soy un niño. Las playas con poca gente. La sal del mar en el cuerpo. Nadar. Los árboles. Tocar la guirarra a las siete. El primer sol que ilumina la calle. Descubrir una canción. Besar con los ojos entreabiertos.  Besar cuando me cuentan algo e interrumpir.

Salir a la terraza por la noche y sentir que está pasando algo bonito. Encontrar un asiento en el metro. Mirar por la ventana del…

Un día entero

9:00. Poblenou. El sol entra por la ventana y proyecta las cortinas y la lámpara sobre la pared y es mágico. No tengo que ir a trabajar. Me visto un poco, con cualquier cosa me refiero, y bajo a la calle. La camarera sabe lo que desayuno. Veo a la gente salir del metro, las caras, el quiosco. Los chungos de la terraza del "chino". Nuevo día.


10:00. Escucho el podcast de Todos somos sospechosos. Limpio toda la casa. Pongo una lavadora de ropa negra y la tiendo. Hiervo judías verdes con patatas y me ducho. Escribo en la libreta de pentagramas que me regaló Elena. Descubro que en esa libreta tengo varios pensamientos anotados de septiembre de 2015  y casi todos giran alrededor de J y del amor romántico que sentía, todavía entonces, por ella.

14:30. Voy a la gasolinera a hinchar las ruedas de la bici y es gratis. Subo hasta Fontana y llego muerta-muerta. Espero a Paola y a Erika. Como no conocen Barcelona, calculan mal el tiempo y llegan tarde, pero yo lo agradezco porque esto…