Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

tardes conmigo. Y luego, ¿qué?

¿Has oído lo que han dicho esas dos guiris? "Vamos a ver ese
monumento y luego, ¿qué?" (...) Me ha parecido una pregunta existencial. ¿Qué? (...) No te rías, es verdad. Cuántas veces nos hacemos esa pregunta... ¿Y luego, qué? (...)Ese rollo consumo de monumentos, consumo de ciudades. (...)Ya... a mí tampoco me va ese rollo.(...)Qué luz más bonita hay en el parque, es que me encanta esta hora, ¿a ti no? (...) Sí, tienes razón. Pero por la mañana también es bonito.(...) ¿Quieres sentarte ahí? (...) Creo que vender comida ambulante aquí sería un buen negocio, porque yo ahora me comería algo.(...) Hostia, yo quiero un zumo de remolacha (...) La croqui es tan feliz, ¡mira cómo corre! (...) No, ese perro no le hará nada, son cuidadosos (...) Sí, este césped mola. (...) No sé qué grupo es, ya investigaré (...) Hoy tocaban Jesus and Mary Chain (...) ¿Mañana? Ah pues, no sé, igual sí es mañana. (...)  Hoy he estado hablando con un tío que llevaba una bici super antigua, muy vintage, …

María y los demás

Me he hecho una cena especial para mí y he visto en Filmin "María y los demás".

Espero que María se dé cuenta de que lo mejor es mandarlos a tomar por culo a todos, y que ese sea el final que no se ve. Que deje de tratar bien a quien no la valora y empiece a sanear lazos, porque son todos unos gilipollas integrales. Espero que empiece a valorarse a sí misma. Es demasiado bonita para tanto imbécil.

Brindo por todas las Marias del mundo a las que se les cae la venda y alzan su amor propio.

Dicho esto, me voy a dormir.











Varitas mágicas sin compromiso

Me gusta una persona del grupo ansioso de terapia desde el primer momento que la vi. Entró en la sala y me dije "esta chica es infinita". Me gusta su boca. A veces nos miramos. Ayer nos encontramos por la calle y estuvimos hablando un rato. Antes de despedirnos me preguntó "¿tú consumes?" (...) Y entonces la miré y le dije "consumo series y canciones". Esbozó una sonrisa que iluminó toda la Diagonal (desde el Fórum hasta el Parque Cervantes) y me contestó "Bien". Se inclinó hacia mí y me dio dos besos. Luego se fue. Me giré para ver cómo se iba. 
Una persona con la que me comunico por medios invisibles (y no es telepáticamente) me mandó  ayer una foto. No le había visto nunca la cara. Es tan bonita que sólo pude decirle "eres preciosa".  Añadir algo más era sacrílego.
Es como si me tocaran con varitas mágicas. Y escucho clinc y todo se tiñe de azul piscina...
¿Estoy cursi? 


Somos mortales y humanos

La noche de Sant Jordi fue inesperadamente bonita. Acabó en cena improvisada con los del local de al lado. Estuvimos tocando la guitarra y el bajo. Luego escuchando música y contándonos mucho la vida. 
Tengo un TOC de poner tres fotos.
Hoy tenía que ir al paro y milagrosamente me ha atendido una chica que me ha dado un montón de soluciones. He salido de allí contenta. Así da gusto todo.
En el parque, la perri y yo hemos estado bajo nuestro árbol preferido. 
He comido con JP de dos a ocho de la tarde. Creo que poder hacer ese tipo de sobremesas en lunes es un lujo. El sol del atardecer ha acabado iluminándonos la cara con esa espesura miel...
Gemma y yo siempre hablamos de la música que pondríamos en nuestro funeral. Creemos que un plan de futuro más seguro que el del funeral no hay, no entendemos el motivo por el que no se planea en vida como una especie de último cumpleaños. He decidido que mi canción podría ser Light my fire, pero la versión del solo de teclado largo. Imagino a la …

Pesadilla antes de Sant Jordi

Está siendo una semana rara. Entre unas cosas y otras. Surrealista. Un par de tonterías me han sepultado bajo el polen primaveral y me han desmotivado bastante. Sin embargo, ayer noche me sentía bien escuchando a bob marley y pensé, qué fácil soy, me pongo bob marley y canto. Son momentos de felicidad sencilla. Automática.

Mi percepción de la realidad está alterada, no cabe duda, y probablemente no todo sea tan negro como yo lo siento y veo. ¿Habrá alguien que vea la vida real y verdadera? Me gustaría echarle la culpa a la depresión.  O tener una cabeza de turco que no sea siempre la mía...

Tengo la sensación de llevar años luchando contra algo invisible, un monstruo intranquilo, vacío... Poder expresarlo es una ventaja. Me encantaría poder mantener por un tiempo, más o menos largo, las cuatro patas de la mesa o las cuatro patas de la silla. Que los pilares importantes no se tambaleasen constantemente y mis puntos de referencia no desaparecieran.

Todo parece tan fácil, a veces. Me gus…

Conocer a alguien y la dimensión desconocida

Se acabaron los putos festivos oficiales. Llegan los no oficiales. ¡Mierda! Los superaremos dejándonos fluir. 
Ahora que vuelvo a mantener conversaciones con extrañas que buscan "algo" me doy cuenta de que necesito un grupo preferido, una película favorita, una afición por encima de las demás y un libro que me haya marcado. Las personas sentimos ansias de definición, necesitamos saber qué terreno pisamos, aunque sólo sea para "imaginar", por un segundo, qué tal se nos daría una conversación cara a cara con esa persona en un bar.
Así que he puesto mi maquinaria de definición en marcha, aunque me está costando mucho escoger algo por encima de todo lo demás. 
Me acabo de comprar la entrada para el concierto de The Drums en septiembre y es un hecho me ha puesto tan feliz, hacía tiempo que no me sentía tan contenta por algo que ocurrirá en el futuro. Supongo que The Drums me recuerda al año 2013, cuando estaba jodida como ahora pero con menos hostias en mi historial, y…

Reflexión primaveral en festivo

Ya ha pasado medio año. Seis meses es medio año, ¿verdad? No sé si mi tiempo de barbecho ha sido ya el suficiente o si todavía tengo que reposar un poco más.
Por un lado, ahora que se acerca el verano, los días alargan y todo es luminoso, me gustaría conocer a alguien especial y poder pasar tiempo con ella y compartir momentos, disfrutar, querernos y respetarnos, cuidarnos. Todo muy bonito. Hoy he tenido una fantasía sexual con un ex-amor con la que siempre tengo fantasías sexuales, y eso que ya han pasado tres años. Bueno, es que me encantaba nuestra química sexo-emocional-afectiva-amorosa. Y de vez en cuando, me doy un revolcón con ella en mi imaginación. Revolconazo. Pero no me afecta emocionalmente imaginarlo. Ya no es por melancolía o nostalgia. Es pura fantasía.
Dudo sobre si estoy preparada para exponerme de nuevo. Sin embargo, creo que ahora sabría parar en el momento en el que viera que la relación no me conviene antes de estrellarme. He tomado conciencia del daño que puede …

Pájaros al amanecer

Son las siete de la mañana. Me gusta escuchar los pájaros del amanecer y los primeros autobuses. Preparar café. El café es hogar. 
Hoy voy a regocer mi bici y tendré sillín, cubiertas, faro y puños nuevos. El sillín me lo robaron y las cubiertas estaban agrietándose por el borde que toca a la llanta. Queda una historia por terminar de contar, y es el final feliz de la Orbea Laida, que finalmente me la compró una chica que trabaja en el local de al lado. Me caen muy bien y a veces hablamos por las tardes o cuando bajo la basura. Mi faro se lo puse a la Orbea para que tuviera luz. El chico del local de al lado me dejó las herramientas porque siempre me falta la que no tengo. El otro día hablé con un desconocido y me contó que a él le pasaba lo mismo.
Me siento feliz porque poco a poco estoy recuperando mi autoestima. He empezado a reconocer cuando me cuido y cuando no. Cuando me protejo y cuando me expongo a situaciones que me acaban pasando factura. Cuando me trato bien y cuando no. Y…

Lado oscuro

He recordado las tardes de aquel verano en el que estuve encerrada en casa, con las persianas bajadas, viendo todas las temporadas de The Walking Dead en bucle hasta las tantas. Aquel agosto, en un curso de inglés conocí a un chico que me caía muy bien; desde el primer día me recordó a un novio que tuve a los 18, que llevaba una cresta y era muy tierno, trabajaba en la fábrica de dulces artesanales de sus padres y los fines de semana me traía una bolsa de galletas hechas por él. Pasábamos mucho rato en su coche escuchando música y metiéndonos mano. Un día nos emborrachamos con pacharán y coca-cola y estuve vomitando. También me desmayé. Ya no he vuelto a probar el pacharán. Fue durante unas fiestas de la Mercè. Vale, ya me acuerdo. Luego estuvimos en la playa durmiendo. Creo que fuimos felices. Rompí yo, no sé si porque me gustaba una amiga de su hermana, no estoy segura. Mi amigo del curso de inglés estaba en tratamiento porque era alcohólico. En clase nos reíamos y siempre hacíamos…

La esperanza

Me pregunto cada mañana: ¿por qué no has sabido encontrar tu vocación? Es algo que me da vueltas y vueltas y vueltas. No es un reproche,  es una intriga. Me parece un enigma. Como si tuviera la respuesta frente a mí y no la viera. No tengo ganas de volver a mi profesión (tal vez por ello no encuentre trabajo, puede que inconscientemente me resista), pero "es mi profesión" y no me queda otra. Más vale que lo acepte, como las demás cosas que no me gustan. Como todo eso que me está costando tanto digerir. No quiero que sea resignación, quiero que tenga un sentido.
Paseando por el parque, de repente veo dos cuerpos entre los matorrales. Me sorprendo. Son dos mujeres tomando el sol. Una imagen extravagante y bella. Bingo. Estoy a salvo, pienso. Estoy a salvo porque estoy aquí, frente a esta revelación. Un mediodía, en un parque, en una ciudad, en un mes. Este es el momento extraordinario del día.
La esperanza a veces se cuela en una expresión, en un gesto, en una mirada esquiva,…

Un día lluvioso de abril de 2017

Me gusta poder hacer cosas de domingo en martes. Ayer estuve en el parque fluvial porque hacía mucho sol y calor. Hoy, en cambio, está lloviendo. A la perri le conté que en realidad ayer estábamos en la selva. Así no tendrá ganas de conocer la selva porque pensará que ya la conoce. La información se puede usar de distintas formas. Me gustaría estar contigo.
Hoy me he despertado pronto para ir a poner dos instancias al departamento de educación de la Generalitat y he hablado con dos funcionarias distintas y ninguna de las dos sabía de qué iba cuando lo explica claramente en la web. Me ha parecido curioso. Relax. Lluvia.
El sábado por la mañana me desperté y la luz que entraba en la habitación me recordó que probablemente un año atrás estaba contigo. 
He desayunado dos veces.  Me ha pillado la lluvia al volver. Antes de salir de casa he puesto una lavadora con sábanas. En mi iphone ponía sol.  Ahora tengo muchas sábanas mojadas. Me gustaría estar contigo. 
El domingo  había mucha gente…

Soy su humana preferida

Hay días en los que avanzo por el desierto y me encuentro con algún oasis para beber agua y reponer fuerzas. Como por ejemplo ayer noche, que fui al teatro a ver Limbo, una obra basada en textos de Miquel Missé y dentro del ciclo La Revolució dels Gèneres. En algún momento me sentí reflejada, tal vez porque una crisis existencial genera un cambio y un cambio un tránsito hacia otra etapa.
Después de la obra y cuando ya se había ido todo el mundo, Santajudy me enseñó la Sala Beckett, el edificio, y me encantó porque es antiguo y decadente, muy Poblenou. También entré en los camerinos y acaricié la ropa de las actrices. Santajudy me habló de los fantasmas y hubo un momento en el que oímos un ruído y nos asustamos. También toqué un piano antiguo, pero que estaba afinado, y hacía muchos años que no me ponía frente a un teclado. No se me ha olvidado. Supongo que un día de estos recuperaré mi piano y lo traeré a casa, adonde quiera que esté mi casa en ese momento futuro que estoy proyectand…

Fénix

Las tardes alargan y las esquinas son una llamarada que de pronto me sorprende. Es una felicidad instantánea y verdadera.

Hoy he tramitado mi título de máster universitario. Hostia, me siento orgullosa, era uno de mis objetivos hace año y medio. También he visitado a mis ex-compañeras de trabajo. Apenas han pasado tres meses, no llega, pero parece una eternidad. Cuando he encendido mi ordenador y me he sentado en mi antigua mesa no he tenido ningún recuerdo. Por fin parece que la vida se abre de nuevo como en aquel terrado en el que pasaba mis noches de adolescente.

Ha llegado a mis manos una bicicleta antigua, que no se usaba, una Orbea Laida, un modelo de finales de los 70's, de color verde. La estoy limpiando de óxido. Todas las piezas son originales y de pintura está intacta. Me emocioné y pensé en vender mi Motobecane y quedarme la Orbea, las marchas funcionan mejor, pero lo cierto es que me he echado atrás porque mi bici ya es mi bici y cuando comprendes el "mi" y…

Sin presiones

Hoy ha sido un día magnífico para mí, de lluvia, tranquilidad, lentitud. He disfrutado muchísimo. Las gotas de agua calaban en la tierra de las macetas y mojaban el suelo y la barandilla. Me he sentido en total sintonía con lo que ocurría fuera. No he tenido que disfrutar del sol a propósito. Ha sido un  día sin tener que  pelearme conmigo por estar así o asá. Qué alivio.

Cuando miro el reloj

Cada día estoy más cerca de toparme conmigo y reconocerme, eso es lo que pienso cuando miro el reloj. Sueño con ello como quien sueña con cualquier país ya no lejano (ya no quedan). Tengo ganas de verme. Necesito sentirme cerca.

Otra aventura excitante

He tenido una mañana complicada, con muchos síntomas de depresión. La perri ha cumplido siete meses y creo que ya empieza a comprender las tribulaciones humanas porque ha estado todo el tiempo lamiéndome mientras me sentía como un caparazón vacío. También ha arrastrado la mochila y la ha puesto frente a la puerta. Le he dicho "no... hoy no hay bici, hoy estoy KO". Pero por una oreja le entra y por la otra le sale. Luego ha cogido mis Martens y los ha ido empujando, con muchísima dificultad (uno lo ha dejado a medio camino) hasta la puerta. Su duro trabajo ha sido en vano porque he salido con chanclas, pero la intención era más que buena. Luego ha empezado a morderme el pelo y las orejas. Me he cabreado pero eso me ha activado. Me he vestido un poco a regañadientes. Hemos ido a la playa. La perri se lo ha pasado bomba corriendo por la orilla, jugando con las pechinas, espantando palomas, cogiendo algas... verla disfrutar me riega por dentro. Ha sido una buena compañera durant…

gesto conmovedor

La primavera tal vez tenga problemas de dependencia emocional ya que, a pesar de mis críticas y rechazos sutiles y directos hacia su estación, cuando he levantado la persiana una flor estaba a punto de abrirse regalándome todo su esplendor y belleza. Se lo he agradecido porque me ha parecido un gesto conmovedor.

Me gustaría tener un carrito de café ambulante pero creo que no está permitido, todavía. Lo pondría en algún parque y me llevaría a la perri a trabajar. Hoy me he acordado de que hace un año estaba muy centrada en mis estudios y mi trabajo nuevo, y de que me sentía muy bien conmigo.

Me gustan mucho los openings de Please Like Me.









Ahora todo tiene nombre y una gripe asociada

Me acabo de despertar (son las 0:26), me he ido a dormir a las 5 de la tarde. Es que llevaba tres días sin pegar ojo por la noche y hoy mi cerebro ha dicho, basta, relájate de una puta vez... Y me acabo de hacer un colacao, porque es como si estuviera desayunando. Una de mis fantasías más profundas y secretas es vivir en horarios no convencionales. Ahora me lo puedo permitir sin que ello cause demasiado conflicto, pero no es aconsejable. Además, me siento un poco mal porque tengo la casa hecha un desastre y voy con pantalones adidas todo el día y chanclas con calcetines, excepto en momentos en los que tengo appointments oficiales.

He estado tomando algo con P y la perri. La perri también está un poco afectada con mis cambios continuos de horario.

He pillado una gripe que se llama síndrome de abstinencia emocional. Se llama así. Como se está alargando, se convierte en otra gripe llamada depresión. Y en otra que se llama ansiedad. Así que de catarro en catarro voy. Ahora todo tiene nom…

Ike, hoy te he visto muchas veces

Hoy he recibido un comentario en una entrada antigua de un blog en el que únicamente colgaba fotos. Es una foto del día que me fui a vivir con mi ex_oficial. Llevábamos ya varios años saliendo y fue un día muy importante. En la entrada no pone la fecha, no sé por qué, pero fue en 2009. También he visto una foto del día que me compré un pedal de loops para la guitarra eléctrica, para poder tocar como Feist. A veces me quiero un montón por esta ternura innata. La última vez que planeé irme a vivir con alguien fue hace tres años, con j. Nos enamoramos de forma fulminante. Recuerdo aquella mañana en el tranvía, estábamos pilladas hasta la médula. Y en el bus. Y en el metro. Y en los taxis. Y en Valparaiso. Y en Santiago. 
Esta mañana sentía mucha euforia. En todos los semáforos he tocado la batería invisible, he ido cantando en voz alta una canción en italiano. Me hacía gracia estar tan contenta sin un motivo concreto. Cuando he llegado a las 12 donde L, se lo he contado, tengo una eufori…

Mis vecinos, cuando se pelean, parece que rapean

Echo de menos. Tanto que no sé dónde meterme. Hay días en los que vuelve a desordenarse todo.

Sin embargo, me alivia saber que no es una nostalgia compleja, esta mía. Es sencilla, no tiene misterio. Es como una copa de cristal fino, de las que se rompen con los cambios de temperatura y en las mudanzas. Es algo obvio. Aun así, preferiría ahorrármela y tener vasos de papel.

Los días siguen pasando. Lánguidos, solitarios, a veces compasivos, a veces crueles, a veces un poco emocionantes, pero no demasiado. Pero tras cuatro meses, hoy me siento cansada, com diría Lenny Belardo, con su túnica blanca, frente a la piscina y encendiéndose un cigarrillo.

The Young Pope  es 100% Paolo Sorrentino. Es estéticamente impecable. Hay momentos en los que abrazaría la pantalla y me metería dentro.

Me encanta el tema que abre la serie, porque recupera el All Along the Watchtower de Bob Dylan, pero con el toque que le dio Hendrix. O sea, en realidad, es una versión de la versión de Jimmy Hendrix.

E tutta…

Vámonos, Paco

Al principio de la Rambla del Poblenou hay una casa que se ha quedado en medio de la nada.  Esta es la historia de la mujer que la habita.

El sábado pasé con la bici y vi una excavadora haciendo algo en la medianera desnuda.

Yo estoy bien.









El mundo

Las tardes alargan, me ha dicho mi madre al teléfono.

Las semanas pasan. Los meses también pasan. Los días pasan en bucle. Me he entretenido quitándole la etiqueta  a una botella de cerveza y volviéndosela a poner. Me gusta abrirme una cerveza por la tarde como si llegara agotada de trabajar y necesitara un momento para mí.

Llevo tres días pensando en caballos. Creo que es porque he estado viendo Westworld. Aprenderé a cabalgar y todo se solucionará.

Hay ventanas por las que me gustaría asomarme mientras se hace el café, se tuesta el pan y suena una canción.

He estado mirando viajes. Sólo tengo que reunir ganas de viajar. El mundo no me llama especialmente la atención. Bueno sí, sí me interesa. Es otra cosa. No sé lo que me pasa exactamente. Es como si
me fallara el motor que hace girar.


Desiertos domésticos

Soplaba el viento. Las persianas golpeaban en el muro. El aire era caliente, como en verano.
Como cuando en verano me dejo el pelo mojado, bajo por una calle y no llevo chaqueta, voy en manga corta o en tirantes. Y sí, aquello en lo que estás pensando, aquello era verdad. Pero no más que esto.

Tal vez venga de un desierto. De uno. Aire del Sáhara. Conjeturas. Y al respirar, me he llenado de arena.

Durante todo el día se ha ido moviendo dentro de mí, patadas en el estómago. Hasta que al apoyar la cabeza en el cojín se ha ido derramando lentamente sobre el sofá.

El desierto se ha extendido a mi alrededor. ¿Cómo voy a salir de aquí? ¿Cómo voy a hacer desaparecer el desierto? ¿Cuánto se tarda? ¿Llegará hasta el techo? ¿Colmará la escalera, el edificio, la ciudad? ¿Llegarán a tiempo los bomberos?

Me he deslizado sobre las dunas como una serpiente y he llegado hasta la habitación del aspirador.

(Escuchar)





Encajando piezas

He sacado la mochila y la he puesto en medio del pasillo. Cuando he vuelto de desayunar, la perri ya se había metido dentro y estaba preparada para ir en bici hasta Sant Andreu. Hacía una mañana luminosa y las calles estaban tranquilas, algunas mojadas. Era agradable. Me he desviado por la calle en la que viví hasta mi adolescencia y me he encontrado conmigo a los nueve años, montando otra bicicleta, pero siendo la misma persona, como si existiera en paralelo a la que soy ahora. Ha sido un encuentro feliz. Hemos pedaleado juntas.

***
Paseando por el barrio, me he acordado de que una vez, cuando tenía 13 años, me tocó una moto pequeña en el sorteo de un supermercado. Mi padre me dejaba llevarla por las calles de atrás, por las que estaban al lado de las vías. Al final, acabó usándola mi madre porque yo no tenía la edad.

***
En la puerta de la Fabra y Coats me esperaba Cristina,  mi compañera de piso de los 19 a los 22. No nos hemos preguntado cómo te va o cómo estás. No es necesario p…

¿irresponsable?

Ayer me topé con esta bolsa y me pareció hermosa. Dentro había pasta fresca casera, de un sitio que está al lado de terapia y que solo sirven platos de pasta. Fue uno de mis sueños hace un porrón de años. 
***


Me pregunto si no estaré convirtiéndome en una persona irresponsable.
Seguramente, condición indispensable para ser irresponsable sea no preguntarse acerca de la responsabilidad de una en los asuntos. Y yo me la pregunto, por lo tanto, todavía estoy en el bando de las personas responsables. ¿Pero en qué momento se cruza hacia el otro lado? ¿Dependerá del punto de vista?
Bueno, no sé. 
También me pregunto si la irresponsabilidad está relacionada con el miedo. Siempre había creído lo contrario, que tal vez la responsabilidad radicaba en tener el control  de las cosas y que básicamente eso era algo así como un resorte del miedo, pero desde que me siento un poco irresponsable lo veo distinto. Puede que sea el miedo lo que nos hace ser irresponsables. El miedo a enfrentarnos a X cos…

A muchos kilómetros

La playa vacía y en día nublado es como una despedida de la que ya hace mucho tiempo. Tiene un encanto especial. Me ha parecido cruzarme con Alison preparándose para un nuevo turno de mediodía en el Lobster Roll, en Montauk. Cuando los días están así y yo estoy con la perri paseando siempre me parece que estamos lejos, a muchos kilómetros. Me gusta.

La perri corre como una liebre y se pierde entre la arena. Hoy se ha mojado un poco las patitas jugando en la orilla y ha vuelto orgullosa con un palo en la boca más grande que ella. Y me lo ha dejado a los pies como una ofrenda.

Me he comprado una botella de vino tinto  y queso para una velada conmigo.

Viendo ayer  la serie Big Little Lies decidí que uno de mis directores actuales preferidos es Jean Marc-Vallée. Siempre tiene un gusto exquisito para la música. Recomiendo C.R.A.Z.Y.  y Café de Flore, menos conocidas que Dallas Buyers Club,  pero excelentes, sobre todo la primera, que me encantó hace unos años.

Mañana ya es marzo. Los mes…

Compañeros fake

He seguido a unos ficticios compañeros de trabajo, como si fuera a desayunar con ellos. ¿Viste lo de que se equivocaron en los Oscars? Cuando estás contenta hablas de esas cosas y de muchas más que no tienen importancia alguna. 

Me encantan los lunes porque la gente va a trabajar y todo vuelve a su estado natural. Yo no trabajo pero que los demás lo hagan me da paz. Los fines de semana me parecen un accesorio del que podría prescindir en estos momentos. Supongo que me he convertido en el Mr. Scrooge de los fines de semana. Me dejo llevar por la corriente a regañadientes. Luego me enfado conmigo misma por esta actitud tan poco constructiva. Pero sobrevivo, ¿no?  Sobrevivo y me mantengo a flote. 
Los inicios de semana son una manada de unicornios esperanzadores. 
Sigo con mis dolores estomacales. La perri tampoco está fina. El fin de semana nos deja del revés. Hoy he ido a comprar verdura y fruta. También he puesto el soporte del candado en U a la bici. ¿Cómo no lo había hecho antes? Es mu…

Refugios

Ayer me desperté y tenía cuatro mails de personas. Me alegré mucho. Estaba lloviendo. Era una lluvia hermosa. Y las gotas se quedaban atrapadas en las cuerdas de tender, pero luego volvían a caer.
Me pasé el día tocando la guitarra. La enchufé al ordenador y le puse un amplificador y varios pedales de ditorsión y estuve tocando una y otra vez  Starman, de David Bowie. A la perri no le gusta demasiado cuando distorsiono la guitarra, se asusta.
Por la noche quedé con "mi contacto" para que me diera la entrada del concierto. Ffnalmente me pudo conseguir  dos. Así que en el último momento  invité a C a venir. Llegó en taxi porque salía de trabajar tarde. Había tomado marihuana y le había sentado rara y estuvo muy callada y rayada. Yo le dije que si se encontraba mal la acompañaba al lavabo. Pero cuando James Rhodes ya iba por la mitad del concierto, C me hizo una señal de OK, y me dijo "ya estoy bien". Y volvía a sonreír como siempre. Me concentré mucho en la música du…

Si escuece

Me despierto. Me vuelvo a dormir.
Me levanto a las 12:45. Desayuno y como, todo a la vez.
Hago arreglos en casa. Cambio, por fin, la bombilla de la cocina, y desde lo alto de la escalera se ve todo distinto. Oh, la luz. Bienvenida sea. Vuelvo a empalmar los cables de una lámpara rota (la mordió la perri, por suerte estaba desenchufada). Me siento muy empoderada cortando el cable con el... no sé cómo se llama la herramienta. Ordeno lo libros de la estantería. Cuelgo unas postales en mi habitación porque tengo la sensación de que es un lugar vacío y necesito llenarlo. Me encanta que me escriban postales. Sólo lo hacen dos personas, pero lo hacen muy bien. Desde Madrid y desde Los Ángeles. 
Alicate, creo que se llama alicate.
Rompo con un martillo cinco bombillas fundidas. Siento placer. 
A falta de pan.
Llevo dos días sin llorar. Me preocupa. Tengo dolor de estómago. Sin embargo, puede que sea algo real, y que me sienta mejor. Hacerse añicos y desmenuzarse tiene fin y un fin. Hoy he pe…

Días...

Me despierto. Estoy bien, pero cansada. Vamos a desayunar, perri.
He soñado que no podía dormir. En mi sueño de insomnio me levantaba, abría el tercer cajón de la cocina y me tomaba un lorazepan o un alprazolam –me daba igual uno u otro.

Luego he estado pensando que tal vez no era un sueño y que era verdad, pero no estoy segura.

He desayunado viendo una entrevista de Virginie Despentes. Se encendía un cigarrillo y me parecía poderosamente atrayente, como si disparara una pistola. La entrevista era interesante. Me estoy preparando para empezar a leer "Vernon Subutex". Pero primero tengo pendiente "Que me quieras", de Merritt Tierce. Ayer acabé "Basado en hechos reales", de Delphine de Vigan. Me ha gustado, es una novela de esas que enganchan hasta el final.

Playa. Caminar es bueno porque avanzamos simbólicamente.

Ayer hablé con una chica en la playa. Tenía unos brazos fuertes, muy fuertes, y una cara muy dulce. Una sonrisa muy bonita. Me pareció muy guapa…

Preguntas

Me despierto. Estoy feliz. Vamos a la playa, perri.
Caminamos hasta la nudista.  El agua está fría. Pienso en que me gusta mucho la playa en invierno y en que todo está bien, y en que oye, ¿me estaré curando? ¿La primavera furtiva ha dejado de molestarme? ¿O es sólo hoy? 
Mañana lo sabré.

Extrañeza

Me despierto. Sol en las fachadas. Estoy tristecontenta. He soñado que me rapaba al 1 y que cenaba con mi madre en un restaurante francés.

Es lunes. Inicio esperanzador, calmachicha, o algo así.

La perri escondida entre el montón de ropa por lavar, me ve y empieza a mover la cola a cien por hora y parece que va a salir volando.

Me queda bien el flequillo.

Voy a desayunar. Hablo con el camarero.  Me dice, a que hago bien los cafés, le digo que sí, que muy bien. Me hago la simpática en chándal.

Salgo al balcón y Stranger Beast ha dado una hija fálica. No sé si me da pena o alegría, lo dejo para luego porque no tengo tiempo de decidir emoción.

Me visto. Me queda bien el pelo.

Echo vistazo antes de cerrar la puerta y la perri está sentada en medio del pasillo, mirándome.

Me bajo del metro. Paso por delante de un bar muy feo que se llama DNI y en el que recuerdo que hace dos años tomé una cerveza y me fijé en el nombre y pensé que era un despropósito de bar. Y veo una tienda que venden ún…

Girl from the North Country

Ayer me fui a la cama muy pronto, a las diez y cuarto. Cuando te aíslas el tiempo pasa muy lento. Verdaderamente estás como en una isla en la que el reloj tiene otro horario. No tenía hambre; traté de imaginar algo que me apeteciera, una ensalada, un bocadillo de jamón, una tostada con aguacate, sopa de fideos, un sandwich vegetal con atún, una tortilla a la francesa… Pero nada me apetecía. Escribo esto por si alguien se aísla como yo y se siente identificada. Después, cuando sales del aislamiento, todo parece intenso y no conoces la mitad de los bares de los que te hablan los demás porque has estado meses recluida o moviéndote por lugares seguros, o que tú consideras que son seguros. Hasta que crees que puedes volver a arriesgarte. Y cuando conectas con alguna persona nueva te parece extraordinaria. Literalmente así. La última vez que me aislé fue en enero de 2015. Fueron unos siete u ocho meses en total. Bueno, a veces corría riesgos, pero siempre volvía a casa pensando que no habí…