Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2017

Sin asunto

Me he dado cuenta de que beber a morro del grifo quita más la sed que beber agua mineral de un vaso. Sentir el agua como algo mágico.
Cuánto te echo de menos en junio. Más que en mayo. Junio es un mes de color verde, junio siempre fue de mis favoritos. Recuerdo cosas contigo en junio. Los niños salvajes aquellos y los petardos. También recuerdo cosas de antes, que no tienen nada que ver contigo. Recuerdo los finales de curso y poner notas a contrarreloj, los planes de las vacaciones, los viajes y las pagas dobles. La felicidad intensa. La brisa, el sol en la cara. Los paseos nocturnos y las promesas al otro lado del mundo. Eso, en otros veranos.
Qué pena que no te enamoraras de mí. Que no me comprendieras. Que no te gustaran mis cosas. Que no me valoraras.  Qué pena dejarte de importar. Qué penaya no reírme contigo. Qué pena ya no esperarte en el balcón. Qué pena ya no verte subir por las escaleras. Ya no funciona la cuerda de la puerta y ahora tengo que bajar a abrir siempre. Qué pena …

La soledad zombie

Después del estreno de mi nueva canción tengo algo de bajón emocional. Menos mal que no soy famosa, porque probablemente estaría enganchada a las drogas ilegales y todo eso, y tiraría televisores por las ventanas en los días así –conociéndome, me aseguraría antes de que no pasara nadie por la calle, gilipollas pero responsable– de los hoteles acompañada de mi novia de turno, o de Kristen Stewart, que se enrolla con un montón. Como no soy famosa, sólo consumo con regularidad drogas legales y por la ventana tiro alguna que otra hoja seca de las plantas mientras la perri mueve la cola. 
Ayer fue un día algo nostálgico. Me apetecía estar sola y a mi aire. Vi en Filmin una película de zombies que me encantó: Melanie, the girl with all the gifts. Se estrenó en el Festival de Sitges del año pasado y desde entonces tenía ganas de verla. He dejado atrás mis obsesión por los zombies, que tuvo su pico en 2015, pero ayer me di un capricho. En aquella época buscaba alguna película que hablara de …

Difuminada

Tras la euforia sonora (miedo me da releer la entrada anterior, me suena algo de un caballo) me he sentido todo el día fundida y triste, pero he tratado de disfrutar  de ese sentimiento tan particular escuchando a Devendra Banhart. Hoy me he sentido como esas fotos sin color de platos combinados en los bares. Difuminada. Y además, con este calor todo parece una travesía por el desierto. Pero he dado por terminadas dos canciones, aunque probablemente dentro de una semana las escucharé y querré modificar volúmenes y niveles y reverbs, y baterías y escucharé fallos. Hasta entonces, voy a relajarme. 
Por un lado, durante estas semanas he vuelto a grabar Special Friend, que era una canción antigua. En comparación con la versión anterior, esta está más trabajada y elaborada. Me gusta mucho cómo ha quedado. Tiene un toque un poco dream, y una guitarra bastante sesentera y fresca. 
Por otro lado, también he estado grabando una canción nueva de trinca que se llama Again. Es atmosférica, diría…

De insomnio feliz

He escuchado un pájaro. Los pájaros que cantan de madrugada, cuando todavía no ha salido el sol, me inquietan. Acabo de levantarme porque no puedo dormir.  Escribir me relaja. Soy muy afortunada porque estos caprichos nocturnos sólo me los puedo permitir viviendo sola. Cuando vives con alguien tienes que adaptarte, no puedes hacer ruido ni dar vueltas a las cinco de la mañana.
Supongo que el ser humano quiere hacer de esta experiencia (la vida) algo trascendental, pero hoy siento que somos una parte muy pequeña del universo y que el cosmos es maravilloso porque jamás acaba, o porque ha acabado hace mucho tiempo.
He empezado a pensarlo mientras bailaba, pinceladas, no era un pensamiento argumental, eso lo estoy haciendo ahora. Mientras bailaba y escuchaba todos esos sonidos salvajes, géisers irrumpiendo de la tierra, volcanes en erupción, ruidos industriales como óxido y criaturas eléctricas e invisibles que yo imaginaba. Tenía la mente muy excitada. Björk era como una aparición fanta…

De mal humor

Puede que se deba a que estoy durmiendo mal. Pocas horas. Puede que hoy esté harta de hacer entrevistas y de que no me cojan y de mirar Infojobs. Ya ni presto atención a lo que me apunto. Puede que esté harta de que me ofrezcan sueldos precarios (o a mí me lo parecen). De ahí mi fantasía de quemar todos mis títulos con un mechero naranja, en un descampado. Puede que sea porque estoy comiendo poca fruta. Puede que sea el calor. Puede que esté empezando a echar de menos el sexo, o a echar de menos tener intimidad con alguien, porque octubre empieza a quedar lejos, aunque, sinceramente, no es algo que me preocupe tanto como para hacer un problema de ello. Es solo que me apetece divertirme en ese sentido. Es solo que empiezo a sentirme un poco rara y hay una vocecita absurda dentro de mí que dice "nadie te va a gustar nunca más". O puede que eche de menos el amor, o algo similar, porque soy una sentimental. 
Lo que depende al 100% de mí es comer más fruta y dormir más. Esto sí …

Última noche en la Tierra

Puede que mi última noche en la tierra sea el 29 de noviembre cuando Cigarrettes After Sex toquen "K".

Antes de morirme en el concierto me gustaría viajar en autocaravana.Ver amanecer en un lago. Subirme a la noria del Tibidabo al anochecer. Ir a un concierto en Seattle.Celebrar una fiesta de cumpleaños  y bailar Locomía en plan película de Sorrentino. Entender la tercera temporada de Twin Peaks. Componer muchas canciones. Juntar todas mis novelas escritas y sin acabar. Volver a nadar en mi playa preferida. Enamorarme y cenar en un japonés. Estar borracha y querer a todo el mundo. Escribir una carta. Evitar un robo a una anciana. Salvar a un gatito. Llamar al trabajo y decir "tengo anginas" y quedarme durmiendo. Encargar copias de mi vinilo y regalarlas. Reconciliarme con quien sea que esté enfadado/a conmigo. Estrenar unos zapatos. Cabalgar un caballo negro. Encender una chimenea. Probar la heroína escuchando a Lou Reed y sentirme like Jesus' son. Quemar todos …

Lo invisible

He salido al balcón a regar las plantas. La calle tranquila, con las farolas encendidas y algún autobús nocturno. Me siento bien. Qué más puedo decir. Son sensaciones que vienen de dentro. Si he aprendido algo últimamente es a hacer las cosas a mi manera. La música me está ayudando tanto. Estoy insistente con el tema, pero es la pura verdad. El poder de las cosas invisibles.

¡Ayudadme a encontrar nombre, por favor!

Todos grupo que se precie ha cambiado de nombre alguna vez, sobre todo al principio, así que yo no voy a ser menos. Por ejemplo, los Joy Division se llamaban Warsaw. Quiero cambiarle el nombre al mío porque Linda Benson ya no me convence. A ver si se os ocurre alguno que mole. Dejádmelo en los comentarios, por favor. Es que estoy falta de ideas. Puede ser en español y en inglés, o algo así. Y que sea corto, si puede ser. Estoy muy pidona. También muy feliz porque he contactado con una guitarrista, pero no sé todavía su estilo. Me he propuesto como objetivo del año formar un grupo. Lo voy a conseguir, aunque ahora veo que todo chicas es complicado, tal vez sea mixto.









Menos es más

Un amigo ha venido a mi estudiocasero a grabarle una canción de amor a una chica con la que sale. La ha compuesto él y se la va a regalar esta misma noche. Me encanta que las personas se quieran con canciones. En cierto modo, se lo debía, porque él me ayudó el año pasado a hacer exactamente eso mismo: a hacerle una canción a alguien. Mi amigo siempre me apoya en todo. En todo.
Cuando hemos acabado nos sentíamos super orgullosos de cómo sonaba. Yo he tocado la guitarra acústica y él la eléctrica, también ha puesto la voz principal y yo he hecho una segunda voz. Es gratificante crear algo de la nada, del silencio. Cuando la estábamos mezclando nos hemos dado cuenta de que una de las guitarras eléctricas ensuciaba. Y la hemos quitado, sólo la hemos conservado en dos compases. Menudo cambio. Le daba un toque muy especial. Como se suele decir, menos es más.
A mí nunca me han compuesto una canción, que yo sepa, pero sí me escribieron una libreta entera de poemas dedicados y hechos a medida pa…

Vida salvaje

La semana pasada quedé con una chica pero no sentí ni una pizca de atracción. Sin embargo, fue un rato de conversación agradable en una bonita plaza. Nada más. Hacía un par de meses que no tenía una cita. Me suelo decepcionar y lo voy arrinconando.

Los arrebatos nostálgicos los estoy canalizando con la música y la verdad es que me funciona.

Ya estoy mezclando la canción. Será la primera grabada con mi guitarra nueva. Mientras grababa una de las guitarras, tuve un montón de imágenes en mi cabeza, de recuerdos, de momentos, como en una película. Fue emocionante.

El último disco de The Drums es de desamor. Jonny Pierce tuvo una ruptura. Y además está solo, sin los otros del grupo, y ha compuesto y grabado todas las canciones él. Es como yo, su grupo es él solo. Para los directos sí tendrá banda y seguirá conservando el nombre de The Drums. En esta entrevista Pierce y Soko hablan de sus estados depresivos y de la creatividad.

Ahora voy a cocinar. Quiero hacer un arroz  con ingredientes i…

Celebraciones diarias

Hay un pájaro que canturrea fuera, pero todavía es de noche. Pasa algún autobús. Algún coche. Alguna moto. Finalmente, decidí no ir al Primavera Sound, no suponía una verdadera ilusión, y he invertido el precio de la entrada en un pedal de overdrive para la guitarra (un "Sweet Baby", el nombre me parece acertado) y en plantas nuevas. A las antiguas les cambié la tierra y ahora vuelven a ser felices y prósperas.
Ayer puse una guirnalda de banderines en la terraza, para que la perri y yo siempre estemos de celebración. Tengo un subidón de amor por la perri exagerado. Nos adoramos. Verdadera adoración. Es un alma tan pura, es un alma tan inocente, tan transparente.
Mi cerebro ya está adaptado a la realidad y me han dado "de alta" de todas mis terapias, hasta el próximo desajuste. La bici tenía la rueda de delante des... (ahora no recuerdo la palabra, luego me saldrá). Mi mecánico de confianza me ha dicho que debería cambiar las llantas, que no es algo urgente, que t…

Quiero liberarme

Quiero liberarme...

Me despierto muy temprano, como a las cinco. Ayer disfruté de la lluvia de la mañana. Es una de las ventajas de no tener que ir a trabajar, porque no tienes que preocuparte por si va a haber tráfico, o va a estar el metro lleno o dudar entre si coger la bici o no. Me hice un café y la perri salió conmigo a la terraza a ver llover.

Estoy haciendo otra canción, pero me temo que voy a tener que cambiarle el tono. Esto supone volver a grabarlo todo otra vez.

En el fondo me alegra no poder volver al lugar de mi infancia y que, a partir de ahora, pase a ser un recuerdo sin lugar físico. Volver a lugares en los que has sido muy feliz faltando algunos de los ingredientes es como una despedida en la que ya nadie te dice adiós, en realidad.

Es un lustro de autoconocimiento y soledad. Ya no soy una inexperta del desierto, ya soy una beduina.

Tuve un accidente y me di un golpe muy fuerte en la cabeza. Por un momento temí por mi vida porque me desorienté. Pensé en que si morí…

Drama Queen

Antes de las Rattle (una banda de dos chicas con únicamente dos baterías y voz) ha tocado Marina Herlop y la verdad es que me he puesto tan melancólica que no he podido evitar llorar mientras me bebía una cerveza. Supongo que un piano hipnótico, a oscuras, en un escenario, y una voz como de otro tiempo, dan para llorar a gusto. A llorar de qué bien estoy llorando y de cómo vale la pena vivir para sentir esta emoción, esta tristeza pre-veraniega, esta pérdida, esta nostalgia, para llorar y llorar y llorar. No sé si me fiaría de alguien que jamás ha llorado por echar de menos.

He salido a la calle a fumarme un cigarrillo mientras las Rattle montaban las baterías y mi madre me ha escrito un mensaje diciéndome que estaba nerviosa. Mañana venden un apartamento que más que algo material es una especie de símbolo de felicidad, de verano y de infancia. Allí aprendí  a ir en bicicleta, a bajar en skate por la pendiente, a tocar la guitarra, a jugar a ping pong, a nadar. Allí todo por primera …

David Bowie is

Ayer tuve la suerte de estar en el pase para la prensa de la exposición "David Bowie is", que se abre al público hoy. Todavía estaban ultimando algunos detalles, como el rótulo de la entrada, pero que no cunda el pánico, por dentro estaba ya todo niquelado y montado. Se pueden ver muchos objetos, fotografías, manuscritos, trajes originales... La exposición es una experiencia de luces, sonido, vídeo y personajes, todos los que era Bowie. Lo cierto es que he disfrutado. Como anécdota, me he reído mucho con el hecho de que Bowie, para desengancharse de la cocaína, se fuera a vivir a Berlín, a compartir piso con Iggy Pop. Lo que vendría siendo un ambiente muy sanote.
Estas son las llaves de ese apartamento detox:



Son las 2:26 de la mañana, acabo de componer una canción y está pasando el camión de la basura.



Telefucker

Me he enamorado. Se llama Fender Telecaster y es de color azul piscina.  Llevo tanto rato tocándola que me duelen los dedos y la muñeca, pero soy feliz. Estoy haciendo una canción nueva que me encanta. La música me está rescatando. Yo quería un Ángel sobre Berlín y ha llegado en forma de acordes, riffs y punteados.

La perri está expectante con nuestra nueva compañera de vida. Hoy hacía mucho calor y hemos corrido esquivando los aspersores del parque, ha sido divertido y hemos acabado empapadas.



Últimamente estoy muy contenta, parece que la niebla de los últimos meses se va disipando. Incluso hago planes para el verano. Por eso me he regalado una guitarra, para celebrar que estoy saliendo del laberinto.

En menos de cuatro días he estado en la sala Begood dos veces, que es fantástica porque es pequeña y da esa sensación de concierto cercano, de los que puedes oler el sudor del batería. Ayer fui con I, G y L a ver a The Zephyr Bones y a Las Robertas. Los Zephyr, increíbles, con ese roll…

Cuando hago música todo es mejor

Ya he dado por acabada la canción y estoy muy contenta con el resultado. He hecho un vídeo porque me hacía ilusión. Me ha encantado grabar todas las guitarras y el bajo yo sola, y la voz, y añadirle batería. Soy muy feliz grabando.  La idea es preparar un par de temas más y hacer un vinilo (en total serían cuatro temas), así que sigo componiendo porque estoy inspirada.

El vídeo lo he hecho a partir de distintas películas relacionadas con el mundo del surf y el skateboarding.

Espero que os guste.

Tocar más

He quedado con I de Indie Lover, después de varios intentos fallidos. Pero todo llega... Lo primero que hemos hecho ha sido entrar en la tienda discos y mirar vinilos mientras íbamos comentando las portadas y se entremezclaba todo con la vida. No me iba a comprar ninguno pero al final no he podido resistirme al Live in Paris de Sleater-Kinney, supongo que porque últimamente, por una cosa o por otra, Carrie Brownstein está volviendo a  mi vida en forma de sutiles señales.  Así que le he hecho caso a la vida. Luego hemos ido a tomar unas cervezas y se estaba la mar de bien, con esa brisa de atardecer, de playa y cementerio cercano. Ha sonado Light my fire y nos hemos reído.
Todo marcha mejor que hace un par de meses, por ejemplo. Aunque, en realidad, marcha igual. Pero yo estoy de mejor humor. Estoy centrándome en mi música, en las artes marciales y en tener algo más de vida social, sin presiones.
Esta mañana, en el entrenamiento, me he dado cuenta de que las personas deberíamos tocarn…

La melancolía del astronauta

Esta mañana he estado leyendo una entrevista a un astronauta italiano. Contaba que echaba de menos el espacio. Me lo he imaginado tumbado en la cama, con las manos entrelazadas bajo la nuca y tratando de recordar cómo era estar flotando en la galaxia. En el artículo también mencionaba varios incidentes graves en los que peligró su vida durante el viaje espacial. Sin embargo, a pesar de ello, durante ninguno de los 167 días que pasó en el espacio, deseó volver a la Tierra. Me ha parecido hermoso pensar en recordar el universo, recordar los planetas, recordar la luna. Y me he puesto a llorar de emoción. 167 días en el espacio...
Precisamente, ayer una amiga me pegó bronca porque le comenté que estaba recordando días pasados. Sobre todo en estos meses de primavera, en los que la luz dura hasta muy tarde y yo vuelvo a componer una canción hasta pasadas las doce de la noche. Mi amiga me dijo, basta ya de recordar, vive el presente porque te estás quedando estancada. Le dije que tenía raz…

Corto

Ayer fue la primera mañana del año en pantalón corto. Hoy la segunda.






Olas

El otro día, G y E se morían de risa cuando comenté en voz alta, mientras pasaba fotos en Tinder, "joder, qué rollo, todas las lesbianas quieren sexo, no drama, carpe diem y pasarlo bien". Nos partíamos. "Sí, sí, es una fatalidad", decían riéndose. 
Hago dos terapias para tratar de sobrellevar este mundo hedonista y de no drama. Metafóricamente hablando, una terapia es para revisar el motor a fondo (con esta llevo casi dos años porque mi motor es complejo) y la otra sería para aprender a conducir en carreteras complicadas sin hostiarme. (Esta es corta y práctica, la acabo el mes que viene).
Como llevo muchos días sin escribir tengo temas acumulados. He estado haciendo una canción. La verdad es que me encanta cómo me está quedando. Me gusta grabar y crear. Primero empecé con la batería y las guitarras. Añadí un bajo, también. Ayer acabé la letra y perfilé la melodía. Lo único que me queda es grabar voces y tal vez más guitarras. Lo estoy haciendo todo yo sola. La i…

Oh you

He vuelto a las artes marciales después de cinco años. Mi corazón es como un guitarrazo distorsionado cada vez que doy una *putada o lanzo un puñetazo directo. Siento el sudor bajando por mi pecho, una fuerza ultra poética y poderosa.

Estoy como si fuera a enamorarme o algo así.
Estoy como si fuera en un coche derrapando con una bolsa llena de diamantes.
Estoy  oh you todo el rato.

Esta sensación es como llegar a una playa la primera y nadar hasta el infinito, pensar que realmente la línea se puede alcanzar y que después, después habrá algo nuevo.

Oh you

*Qué fuerte, dos días después me doy cuenta de que escribí "putada" y no "patada". Ese subconsciente...

tardes conmigo. Y luego, ¿qué?

¿Has oído lo que han dicho esas dos guiris? "Vamos a ver ese
monumento y luego, ¿qué?" (...) Me ha parecido una pregunta existencial. ¿Qué? (...) No te rías, es verdad. Cuántas veces nos hacemos esa pregunta... ¿Y luego, qué? (...)Ese rollo consumo de monumentos, consumo de ciudades. (...)Ya... a mí tampoco me va ese rollo.(...)Qué luz más bonita hay en el parque, es que me encanta esta hora, ¿a ti no? (...) Sí, tienes razón. Pero por la mañana también es bonito.(...) ¿Quieres sentarte ahí? (...) Creo que vender comida ambulante aquí sería un buen negocio, porque yo ahora me comería algo.(...) Hostia, yo quiero un zumo de remolacha (...) La croqui es tan feliz, ¡mira cómo corre! (...) No, ese perro no le hará nada, son cuidadosos (...) Sí, este césped mola. (...) No sé qué grupo es, ya investigaré (...) Hoy tocaban Jesus and Mary Chain (...) ¿Mañana? Ah pues, no sé, igual sí es mañana. (...)  Hoy he estado hablando con un tío que llevaba una bici super antigua, muy vintage, …

María y los demás

Me he hecho una cena especial para mí y he visto en Filmin "María y los demás".

Espero que María se dé cuenta de que lo mejor es mandarlos a tomar por culo a todos, y que ese sea el final que no se ve. Que deje de tratar bien a quien no la valora y empiece a sanear lazos, porque son todos unos gilipollas integrales. Espero que empiece a valorarse a sí misma. Es demasiado bonita para tanto imbécil.

Brindo por todas las Marias del mundo a las que se les cae la venda y alzan su amor propio.

Dicho esto, me voy a dormir.











Varitas mágicas sin compromiso

Me gusta una persona del grupo ansioso de terapia desde el primer momento que la vi. Entró en la sala y me dije "esta chica es infinita". Me gusta su boca. A veces nos miramos. Ayer nos encontramos por la calle y estuvimos hablando un rato. Antes de despedirnos me preguntó "¿tú consumes?" (...) Y entonces la miré y le dije "consumo series y canciones". Esbozó una sonrisa que iluminó toda la Diagonal (desde el Fórum hasta el Parque Cervantes) y me contestó "Bien". Se inclinó hacia mí y me dio dos besos. Luego se fue. Me giré para ver cómo se iba. 
Una persona con la que me comunico por medios invisibles (y no es telepáticamente) me mandó  ayer una foto. No le había visto nunca la cara. Es tan bonita que sólo pude decirle "eres preciosa".  Añadir algo más era sacrílego.
Es como si me tocaran con varitas mágicas. Y escucho clinc y todo se tiñe de azul piscina...
¿Estoy cursi? 


Conocer a alguien y la dimensión desconocida

Se acabaron los putos festivos oficiales. Llegan los no oficiales. ¡Mierda! Los superaremos dejándonos fluir
Ahora que vuelvo a mantener conversaciones con extrañas que buscan "algo" me doy cuenta de que necesito un grupo preferido, una película favorita, una afición por encima de las demás y un libro que me haya marcado. Las personas sentimos ansias de definición, necesitamos saber qué terreno pisamos, aunque sólo sea para "imaginar", por un segundo, qué tal se nos daría una conversación cara a cara con esa persona en un bar.
Así que he puesto mi maquinaria de definición en marcha, aunque me está costando mucho escoger algo por encima de todo lo demás. 
Me acabo de comprar la entrada para el concierto de The Drums en septiembre y es un hecho me ha puesto tan feliz, hacía tiempo que no me sentía tan contenta por algo que ocurrirá en el futuro. Supongo que The Drums me recuerda al año 2013, cuando estaba jodida como ahora pero con menos hostias en mi historial, y…

Reflexión primaveral en festivo

Ya ha pasado medio año. Seis meses es medio año, ¿verdad? No sé si mi tiempo de barbecho ha sido ya el suficiente o si todavía tengo que reposar un poco más.
Por un lado, ahora que se acerca el verano, los días alargan y todo es luminoso, me gustaría conocer a alguien especial y poder pasar tiempo con ella y compartir momentos, disfrutar, querernos y respetarnos, cuidarnos. Todo muy bonito. Hoy he tenido una fantasía sexual con un ex-amor con la que siempre tengo fantasías sexuales, y eso que ya han pasado tres años. Bueno, es que me encantaba nuestra química sexo-emocional-afectiva-amorosa. Y de vez en cuando, me doy un revolcón con ella en mi imaginación. Revolconazo. Pero no me afecta emocionalmente imaginarlo. Ya no es por melancolía o nostalgia. Es pura fantasía.
Dudo sobre si estoy preparada para exponerme de nuevo. Sin embargo, creo que ahora sabría parar en el momento en el que viera que la relación no me conviene antes de estrellarme. He tomado conciencia del daño que puede …

Pájaros al amanecer

Son las siete de la mañana. Me gusta escuchar los pájaros del amanecer y los primeros autobuses. Preparar café. El café es hogar. 
Hoy voy a regocer mi bici y tendré sillín, cubiertas, faro y puños nuevos. El sillín me lo robaron y las cubiertas estaban agrietándose por el borde que toca a la llanta. Queda una historia por terminar de contar, y es el final feliz de la Orbea Laida, que finalmente me la compró una chica que trabaja en el local de al lado. Me caen muy bien y a veces hablamos por las tardes o cuando bajo la basura. Mi faro se lo puse a la Orbea para que tuviera luz. El chico del local de al lado me dejó las herramientas porque siempre me falta la que no tengo. El otro día hablé con un desconocido y me contó que a él le pasaba lo mismo.
Me siento feliz porque poco a poco estoy recuperando mi autoestima. He empezado a reconocer cuando me cuido y cuando no. Cuando me protejo y cuando me expongo a situaciones que me acaban pasando factura. Cuando me trato bien y cuando no. Y…

Lado oscuro

He recordado las tardes de aquel verano en el que estuve encerrada en casa, con las persianas bajadas, viendo todas las temporadas de The Walking Dead en bucle hasta las tantas. Aquel agosto, en un curso de inglés conocí a un chico que me caía muy bien; desde el primer día me recordó a un novio que tuve a los 18, que llevaba una cresta y era muy tierno, trabajaba en la fábrica de dulces artesanales de sus padres y los fines de semana me traía una bolsa de galletas hechas por él. Pasábamos mucho rato en su coche escuchando música y metiéndonos mano. Un día nos emborrachamos con pacharán y coca-cola y estuve vomitando. También me desmayé. Ya no he vuelto a probar el pacharán. Fue durante unas fiestas de la Mercè. Vale, ya me acuerdo. Luego estuvimos en la playa durmiendo. Creo que fuimos felices. Rompí yo, no sé si porque me gustaba una amiga de su hermana, no estoy segura. Mi amigo del curso de inglés estaba en tratamiento porque era alcohólico. En clase nos reíamos y siempre hacíamos…

La esperanza

Me pregunto cada mañana: ¿por qué no has sabido encontrar tu vocación? Es algo que me da vueltas y vueltas y vueltas. No es un reproche,  es una intriga. Me parece un enigma. Como si tuviera la respuesta frente a mí y no la viera. No tengo ganas de volver a mi profesión (tal vez por ello no encuentre trabajo, puede que inconscientemente me resista), pero "es mi profesión" y no me queda otra. Más vale que lo acepte, como las demás cosas que no me gustan. Como todo eso que me está costando tanto digerir. No quiero que sea resignación, quiero que tenga un sentido.
Paseando por el parque, de repente veo dos cuerpos entre los matorrales. Me sorprendo. Son dos mujeres tomando el sol. Una imagen extravagante y bella. Bingo. Estoy a salvo, pienso. Estoy a salvo porque estoy aquí, frente a esta revelación. Un mediodía, en un parque, en una ciudad, en un mes. Este es el momento extraordinario del día.
La esperanza a veces se cuela en una expresión, en un gesto, en una mirada esquiva,…

The wonder of you

Escuché el lunes el cover de Conor O'Brien de The Wonder of You en la serie Big Little Lies y no he podido sacármela de la cabeza. Esta tarde he estado tocando un rato y he hecho mi propia versión improvisada. Me encanta tocar en mi casa, como si siempre fuera de madrugada y estuviera en un bar en el que solo está el camarero fregando vasos y una chica misteriosa en la barra escuchándome. Y entonces, cuando salgo a la calle, en noche de lluvia, con la guitarra al hombro y las llaves de mi casa en el bolsillo, ella está bajo el cartel de neón esperándome. Y me dice...

Un día lluvioso de abril de 2017

Me gusta poder hacer cosas de domingo en martes. Ayer estuve en el parque fluvial porque hacía mucho sol y calor. Hoy, en cambio, está lloviendo. A la perri le conté que en realidad ayer estábamos en la selva. Así no tendrá ganas de conocer la selva porque pensará que ya la conoce. La información se puede usar de distintas formas. Me gustaría estar contigo.
Hoy me he despertado pronto para ir a poner dos instancias al departamento de educación de la Generalitat y he hablado con dos funcionarias distintas y ninguna de las dos sabía de qué iba cuando lo explica claramente en la web. Me ha parecido curioso. Relax. Lluvia.
El sábado por la mañana me desperté y la luz que entraba en la habitación me recordó que probablemente un año atrás estaba contigo. 
He desayunado dos veces.  Me ha pillado la lluvia al volver. Antes de salir de casa he puesto una lavadora con sábanas. En mi iphone ponía sol.  Ahora tengo muchas sábanas mojadas. Me gustaría estar contigo. 
El domingo  había mucha gente…

Soy su humana preferida

Hay días en los que avanzo por el desierto y me encuentro con algún oasis para beber agua y reponer fuerzas. Como por ejemplo ayer noche, que fui al teatro a ver Limbo, una obra basada en textos de Miquel Missé y dentro del ciclo La Revolució dels Gèneres. En algún momento me sentí reflejada, tal vez porque una crisis existencial genera un cambio y un cambio un tránsito hacia otra etapa.
Después de la obra y cuando ya se había ido todo el mundo, Santajudy me enseñó la Sala Beckett, el edificio, y me encantó porque es antiguo y decadente, muy Poblenou. También entré en los camerinos y acaricié la ropa de las actrices. Santajudy me habló de los fantasmas y hubo un momento en el que oímos un ruído y nos asustamos. También toqué un piano antiguo, pero que estaba afinado, y hacía muchos años que no me ponía frente a un teclado. No se me ha olvidado. Supongo que un día de estos recuperaré mi piano y lo traeré a casa, adonde quiera que esté mi casa en ese momento futuro que estoy proyectand…

Fénix

Las tardes alargan y las esquinas son una llamarada que de pronto me sorprende. Es una felicidad instantánea y verdadera.

Hoy he tramitado mi título de máster universitario. Hostia, me siento orgullosa, era uno de mis objetivos hace año y medio. También he visitado a mis ex-compañeras de trabajo. Apenas han pasado tres meses, no llega, pero parece una eternidad. Cuando he encendido mi ordenador y me he sentado en mi antigua mesa no he tenido ningún recuerdo. Por fin parece que la vida se abre de nuevo como en aquel terrado en el que pasaba mis noches de adolescente.

Ha llegado a mis manos una bicicleta antigua, que no se usaba, una Orbea Laida, un modelo de finales de los 70's, de color verde. La estoy limpiando de óxido. Todas las piezas son originales y de pintura está intacta. Me emocioné y pensé en vender mi Motobecane y quedarme la Orbea, las marchas funcionan mejor, pero lo cierto es que me he echado atrás porque mi bici ya es mi bici y cuando comprendes el "mi" y…

Sin presiones

Hoy ha sido un día magnífico para mí, de lluvia, tranquilidad, lentitud. He disfrutado muchísimo. Las gotas de agua calaban en la tierra de las macetas y mojaban el suelo y la barandilla. Me he sentido en total sintonía con lo que ocurría fuera. No he tenido que disfrutar del sol a propósito. Ha sido un  día sin tener que  pelearme conmigo por estar así o asá. Qué alivio.

Cuando miro el reloj

Cada día estoy más cerca de toparme conmigo y reconocerme, eso es lo que pienso cuando miro el reloj. Sueño con ello como quien sueña con cualquier país ya no lejano (ya no quedan). Tengo ganas de verme. Necesito sentirme cerca.

Otra aventura excitante

He tenido una mañana complicada, con muchos síntomas de depresión. La perri ha cumplido siete meses y creo que ya empieza a comprender las tribulaciones humanas porque ha estado todo el tiempo lamiéndome mientras me sentía como un caparazón vacío. También ha arrastrado la mochila y la ha puesto frente a la puerta. Le he dicho "no... hoy no hay bici, hoy estoy KO". Pero por una oreja le entra y por la otra le sale. Luego ha cogido mis Martens y los ha ido empujando, con muchísima dificultad (uno lo ha dejado a medio camino) hasta la puerta. Su duro trabajo ha sido en vano porque he salido con chanclas, pero la intención era más que buena. Luego ha empezado a morderme el pelo y las orejas. Me he cabreado pero eso me ha activado. Me he vestido un poco a regañadientes. Hemos ido a la playa. La perri se lo ha pasado bomba corriendo por la orilla, jugando con las pechinas, espantando palomas, cogiendo algas... verla disfrutar me riega por dentro. Ha sido una buena compañera durant…

gesto conmovedor

La primavera tal vez tenga problemas de dependencia emocional ya que, a pesar de mis críticas y rechazos sutiles y directos hacia su estación, cuando he levantado la persiana una flor estaba a punto de abrirse regalándome todo su esplendor y belleza. Se lo he agradecido porque me ha parecido un gesto conmovedor.

Me gustaría tener un carrito de café ambulante pero creo que no está permitido, todavía. Lo pondría en algún parque y me llevaría a la perri a trabajar. Hoy me he acordado de que hace un año estaba muy centrada en mis estudios y mi trabajo nuevo, y de que me sentía muy bien conmigo.

Me gustan mucho los openings de Please Like Me.









Ahora todo tiene nombre y una gripe asociada

Me acabo de despertar (son las 0:26), me he ido a dormir a las 5 de la tarde. Es que llevaba tres días sin pegar ojo por la noche y hoy mi cerebro ha dicho, basta, relájate de una puta vez... Y me acabo de hacer un colacao, porque es como si estuviera desayunando. Una de mis fantasías más profundas y secretas es vivir en horarios no convencionales. Ahora me lo puedo permitir sin que ello cause demasiado conflicto, pero no es aconsejable. Además, me siento un poco mal porque tengo la casa hecha un desastre y voy con pantalones adidas todo el día y chanclas con calcetines, excepto en momentos en los que tengo appointments oficiales.

He estado tomando algo con P y la perri. La perri también está un poco afectada con mis cambios continuos de horario.

He pillado una gripe que se llama síndrome de abstinencia emocional. Se llama así. Como se está alargando, se convierte en otra gripe llamada depresión. Y en otra que se llama ansiedad. Así que de catarro en catarro voy. Ahora todo tiene nom…

Ike, hoy te he visto muchas veces

Hoy he recibido un comentario en una entrada antigua de un blog en el que únicamente colgaba fotos. Es una foto del día que me fui a vivir con mi ex_oficial. Llevábamos ya varios años saliendo y fue un día muy importante. En la entrada no pone la fecha, no sé por qué, pero fue en 2009. También he visto una foto del día que me compré un pedal de loops para la guitarra eléctrica, para poder tocar como Feist. A veces me quiero un montón por esta ternura innata. La última vez que planeé irme a vivir con alguien fue hace tres años, con j. Nos enamoramos de forma fulminante. Recuerdo aquella mañana en el tranvía, estábamos pilladas hasta la médula. Y en el bus. Y en el metro. Y en los taxis. Y en Valparaiso. Y en Santiago. 
Esta mañana sentía mucha euforia. En todos los semáforos he tocado la batería invisible, he ido cantando en voz alta una canción en italiano. Me hacía gracia estar tan contenta sin un motivo concreto. Cuando he llegado a las 12 donde L, se lo he contado, tengo una eufori…