Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2018

Días para mí

Ayer decidí pasar el día sola. Aproveché el sol para pasear y para fichar las novedades del barrio. La perri estuvo corriendo por el parque y tratando de hacer hoyos en el césped. Luego estuve comiendo en la terraza y más tarde tocando la guitarra. Pasé un buen rato viendo videos de Tijuana Panthers, vídeos en directo. Aprendo mucho viendo tocar a los grupos que me gustan. Me fijo en detalles que empapo. He dormido en el sofá. A veces me gusta ser invitada en mi propia casa. O como si fueras a dormir a otra. Dentro de un rato saldrá el sol y lo iluminará todo.

Espectro

El viernes disfruté muchísimo. La gente gritaba y hacía ruido. Me hacía ilusión tocar en ese antro hurrako... Tal vez me lo pasé tan bien porque estaba relajada. Me sentí como si fuéramos parálisis permanente y estuviéramos en los 80's. Bueno, me flipé mucho. Fui feliz. Qué más da el motivo.
Hoy ha empezado una nueva semana. Un nuevo mes. Casi un nuevo año. No me apetece en absoluto que pasen los días, que se pierdan las horas, que se gaste el tiempo. No me apetece aburrirme, pero me aburro. Me aburro muchísimo. Últimamente, algunas tardes son largas y vacías, supongo que debo volver a llenarlas de actividades para entretener la cabeza. Es algo que me pasa desde que era niña, y en la adolescencia me pasaba contínuamente, pero pensaba que en el futuro desaparecería. Ahora pienso que en el futuro será muchísimo peor. ¿No es falso entretenerse? A mí me lo parece. Puede que el aburrimiento sea una circunstancia de la vida que debamos aceptar. El aburrimiento y la soledad. Por eso, cu…

Rendición

El conductor iba escuchando música de mierda. Los rótulos luminosos de la Gran Vía parecían más solitarios que nunca. Las luces de navidad gastadas y sin brillo. C, al despedirse, todo drogado me ha dicho “ojalá pudiera pasarte algo de mi pasotismo... No soy super feliz, pero no me afecta demasiado. La semana que viene jugamos a ping pong y te preparo un día especial.” Sí, ojalá pudiera.

Me he ido de la fiesta porque no lograba divertirme. Creo que, simbólicamente, es un gesto de rendición. Irse de una fiesta es desencanto.

Me pregunto si no debería rendirme. Rendirme, en general. Marcharme a un lugar seguro para estar a salvo. Me dan miedo las personas. No todas. Solo las que me tratan mal.

Qué días tan raros

Tengo miedo (a veces, escribo algo y desaparece, como si envolverlo en un nombre lo hiciera cambiar de aspecto, como si la palabra fuera un disfraz) o ya no tengo miedo. ¿Es esta ausencia miedo? O es todo lo contrario. Es desconcertante. No sé si tengo miedo o si he dejado de tenerlo.  Me dijo R que era muy inteligente y que todo lo filtraba. No sé que quiso decir exactamente. Mañana se lo preguntaré. Ser sensible, y ahora también inteligente, es una putada grande. 
Los últimos días han sido como despertarse de una siesta larga en el sofá. Han sido extraños. Tan extraños... 
Ya no escribo poemas de amor, la inteligencia me censura todo el tiempo. Risas. Creo que eso es lo que quiso decir R. Qué bonito era ser imbécil...

Repetición

Me he resfriado. Estoy un poco triste también, creo que por eso me he resfriado, para que mi cuerpo no desentone con lo que siento. Ayer me fijé en las copas de los árboles iluminadas por los últimos rayos de sol y también en la parte alta de los edificios, bañados en esa luz espesa y anaranjada del atardecer. Fue llegando al Parque de la Ciutadella. Me pareció hermoso; sin embargo, me sentí dentro de una repetición sin pausa. Me está costando mucho. Pero no pasa  nada.  Bueno sí,  sí que pasa.

Nada, que no

Pues me han vuelto a dar calabazas. No sé cómo lo hago, pero lo hago. Es como si hubiesen desaparecido de la faz de la Tierra las personas que pueden gustarme y que a su vez puedo gustarles.  Como si esa especie de "coincidencia" ya no estuviese disponible para mí. Después de dos años ya empiezo a convencerme de ello para que no me duela. No me han gustado muchas, solo cuatro, y además han sido todas este año.  Excepto con B, todas las que me han interesado, nada de nada. Lástima que con B no fluyera el tema por mi parte.
Siguen ganando los fantasmas. Y yo sigo tirándome a la piscina pensando que hay agua y dándome cuenta de que no cuando ya he saltado. Luego siempre me dicen lo mismo... qué valiente eres.  ¿Querrán decir gilipollas? 
Bueno, tal vez vaya siendo hora de prescindir de una vez por todas del tema.

Tres fantasmas en el día de hoy

Hoy me me acompañan tres espectros de amores pasados, que es el tipo de fantasma que viene a visitarme a menudo, a falta, supongo, de persona de carne y hueso en el presente,  o eso es lo que yo creo.

Lo cierto es que me he puesto triste, porque recordar a personas que ya no están en tu vida tiene cierto punto funesto, sobre todo cuando permanece el hueco y aparece y desaparece en el momento menos pensando: volviendo a casa, al despertar, tras un concierto, no sé.

He tratado de racionalizar lo que sentía y he logrado discernir que, lo que verdaderamente me apena es que exista la posibilidad de no volver a enamorarme. No hablo de revivir aquello, sino de la posibilidad de que no vuelva a haber ninguna persona más. Fantasmas versus personas.

Curiosamente, tiene sentido que esté sucediéndome esto el día en el que en distintas partes del mundo se honra, de algún modo, a los muertos. Cada cultura tiene su particular visión de verlo y de celebrarlo. En este caso son muertes simbólicas, per…

Dándonos amor

El fin de semana pasado dormí poco pero aproveché muy bien mis horas despierta.

Estuvimos tocando en una fiesta dentro de un convento de una antigua colonia industrial abandonada. Ahora funciona como residencia artística y espacio creativo.  Me sentí en paz al lado del bosque y del río, que bajaba repleto de agua. Puede que, cuando tenga vacaciones, me escape allí unos días para escribir o componer. Me sienta bien desconectar de la expectativa de la ciudad. Nuevamente fui la única mujer que tocaba.

Sobrevivimos a una performance muy ruidosa en la fábrica de la colonia (2 hombres) y a una posterior fiesta de electrónica (1 hombre) con unos samplers fantasmagóricos y siniestros que se colaron por todos los rincones hasta el amanecer. Lo malo es que a las 9 de la mañana ya estaba conduciendo con los demás en el coche (4 hombres), cegada por el sol y sin apenas haber dormido, de vuelta a Barcelona. No podíamos quedarnos durmiendo porque nos esperaban en el estudio (otro hombre) para grab…

Un extra de energía

Mi cumpleaños me ha dado un extra de energía y me ha subido el ánimo hasta la cima. Una fiesta llena de amigos a los que quiero, dormir en los brazos de esa chica que empezó a interesarme en mayo, tras nuestro peculiar affair autoeditado, y besarnos largo en la entrada del metro, por la mañana, con el sol en la cara y una resaca monumental. Para acabar, un concierto increíble de Anna Calvi, que toca su telecaster de un modo tan bestial y sensual que nos ha dejado atónitas, no hace falta decir que hemos fantaseado intensamente... Estoy muy contenta de haber visto su evolución en el escenario desde 2011 (aquel concierto en la KGB). Anna Calvi será una de las grandes dentro de uno años, será una PJ Harvey (aunque no creo que se le parezca musicalmente). Y para acabar, cena con el Chico de los 1000 conciertos mientras caía el diluvio universal.
Hoy toca ser muy feliz.

Se aburre y se droga

Después de trabajar, he ido a la piscina. Desde hace unos días me aburro al llegar a casa. Pienso, ¿y ahora qué? Y me pongo a tocar la guitarra, y ya se pasa la tarde y es la hora de cenar. Puede que sea el inicio del otoño. El viernes me entró una soledad repentina a las seis de la tarde y no recuerdo qué pasó luego. Creo que acepté mi soledad y anulé una cena. El sábado me pasé el día fuera de casa con unas y con otras, y acabé la noche en el callejón hablando y conociendo gente. A veces, me sorprende ser una persona tan sociable. Seguramente es una cuestión de adaptación al medio, de supervivencia. 
Hoy he salido antes de casa y he visto a la chica de la bici caminando. Ha puesto cara de sorpresa y yo también. No la esperaba. Creo que es bastante alta. Mi teoría es que vive por arc de triomf. Mi teoría es que me he buscado una especie de entretenimiento matutino para no aburrirme.
Espero remontar los ánimos esta semana, pero también debo contar con la posibilidad de que todo conti…

¿Melancolía o menstruación?

La euforia del fin de semana se fue diluyendo poco a poco, como la luz de la tarde, que va desapareciendo. Observo las calles y el paisaje del barrio está cambiando, cada vez hay menos fábricas, y donde estaban, quedan descampados que conservan alguna huella de lo que allí ocurrió, casi como esos destellos que a veces me atrapan, los restos de algo que yo amé, supongo, algo salvaje. No sé si estoy nostálgica. Melancolía o menstruación. A veces, no puedo dejar de esperar. A veces, no puedo dejar de prepararme. Esta canción me encanta. Estaré tan preparada, que ni siquiera vas a saber lo que me cuesta a día de hoy.
Ya empieza a hacer frío a las 7:30.  Hay una chica que me sonríe cuando nos cruzamos justo al amanecer, a veces antes, depende del día. Hoy ha sido la primera mañana que he esperado conscientemente a que ocurriera y me he preparado para mirarla, como si pudiera lanzarle algún rayo mágico. Me cae bien. ¿Cómo se llamará? ¿Dónde irá? ¿Qué música le gusta? ¿Cuánto hace que no va…

Notas que me encuentro en mi móvil

Algunas notas antiguas que me encuentro en mi móvil, como islas solitarias:


...

somier y colchón
 a las 10

...

complicidad con el niño

chico comiendo mc donalds suelo metro

chica tatuaje brazos i-j

...

después del puente a la derecha

...


No tengo ganas de dormir en mi cama

...

el teu jersei d'hivern
lluna plena
paral.lel

...

búsquedas internet metro

pistola narco de diamantes

esto te hará llorar - señora con anorak

y luego elimina las fotos de su nieto

gente maravillosa que se duerme en el metro


...

Johan Huizinga. Homo Ludens. Antropólogo, sobre los orígenes de los juegos.

La normativizaCIÓN DEL CUERPO

...

La compañera con la que se muda Patti se va avivir con su novio a la Avenida A (East Village) Que en ese momento era una zona muy peligrosa (pag.75) Entonces Patti se va a Clinton Avenue (Brooklyn).

...

diputación, 113

...

no sé si era amor o infancia

...

A treasure is something that everyone wants to reach, however the content it isn't the expected. Maybe it's just a cl…

Retorno a la isla

El color del mar sigue siendo tan asombroso como recordaba, y los caminos de tierra del interior de la isla tan silenciosos como guardaba en mi memoria. Seis años sin volver.

Hace dos días, en el Ferry, me pasé el trayecto de media hora cambiando de lugar, impaciente por sentir, desde todos los puntos del barco posibles, mi regreso.

Me alojo en el hotel que me inspiró el blog Hotel Melancoisla. Está al lado de una pequeña playa y se llega por un camino de tierra que cruza el bosque. Era mi sueño volver sola y dormir en ese lugar por primera vez. Me sirvió de inspiración pero nunca había estado como “huésped”... Me siento muy a gusto en mi habitación. Tiene vistas al mar, un ventilador en la pared y un espejo en el que me miro y me reconozco.

La melancolía no me ha atrapado, solo recuerdos que van y vienen, sin dolor, de aquellos días que ya he dejado de extrañar. El tiempo pasa.

He vuelto con la intención de recuperar este lugar, para darle una vida extra. Me daba miedo, para qué n…

¡Que no!

Estoy agotada de trabajar y de ensayar, y deseando que llegue el lunes para irme de vacaciones, lo que sí me temo es que no voy a querer volver. Tengo muchas ganas de estar sola. De no tener que ser nada para nadie.

Tengo ganas de perder de vista Barcelona, perder de vista todo lo que supone Barcelona, descansar y dejar la batalla.  . 
¡Me rindo! Y qué bien sienta rendirse de vez en cuando. Tirar la toalla, abandonar. Bajarse del carro. No participar. Dar un paso al lado. Asumir que no y mandar a la mierda el sí.
Mañana pensaré distinto, pero me gusta poder gritarlo aunque sea una noche.

Cloro hipnótico

Cuatro horas de ensayo lo han cambiado todo. Hemos sudado muchísimo pero ha valido la pena. Hemos vuelto a conectar y a vibrar mientras tocábamos. La música me da placer. Me renueva, me desintoxica. Ya nos salen decentes los dos temas nuevos y vamos a añadirlos. Emocionante, sobre todo porque con los nervios no sé si me acordaré... Me meto en estos fregaos por gusto.

La fiesta de G me subió el ánimo, es uno de mis eventos anuales preferidos. Sirve de punto de partida, algo así como un año nuevo. Por suerte, ahora se me pasan los dramas enseguida, no se alargan. Se van desvaneciendo.
Para despejar un poco la cabeza y lidiar con la resaca, he pasado bastante rato bajo el agua.  "El gusto del cloro", de Bastien Vives. Recuerdo ese cómic mientras nado. Tengo una serie de pensamientos fijos que actúan como marcadores de página. Como cuando subo por el puente de Bogatell y recuerdo la temporada en la que se cruzaban dos trenes, era algo que sucedía sí o sí, de forma matemática. A…

Ataque de victimismo

Esta no es mi semana. Sin embargo, creo que estoy acostumbrada a moverme en estos territorios plagados de volcanes emocionales desde que de pequeña me hacían bullying por estaba gorda y por jugar a fútbol. Memorable el día que me enfrenté a mis acosadores y me lié a patadas con ellos en la calle de al lado del cole. Nunca más volvieron a molestarme, y esto es cierto y verdadero.
No sé si es porque el tiempo está revuelto o qué, pero yo también lo estoy. Algún que otro problemilla logístico con el grupo me tiene preocupada, pero sé que es algo que en una semanas puede cambiar. Sé que también me pone tensa tocar en directo y haber estado tanto tiempo sin ensayar, y pensar que en tres ensayos tenemos que recuperar el ritmo, me estresa. Pero en fin, que más da, tampoco es tan importante. Es una afición, nada serio. Podemos tocar mal y no pasa absolutamente nada. 
También me acojona pensar que en una semana me voy a la isla, y no sé si realmente voy a llegar  y se me va a tragar y van a e…

Ya soy autosuficiente

Me ha despertado la tormenta.
Los rayos iluminaban la habitación.
Me he levantado y he mirado afuera.
El suelo de la terraza estaba lleno de agua.
Sólo había una lámpara encendida en los edificios de enfrente.

He estado una hora mirando tonterías.
Hace ya tiempo que entro a las 8 a trabajar.
He dormido poco.
¿Habrá algún fantasma en casa?

En el carril bici de Ciutadella
hay dos containers de basura.
¿Qué hacen ahí?
La Avenida Lluís Companys está llena de ramas de palmera
o de lo que sea.
Los Mossos de la puerta del Tribunal de Justicia Superior
están enviando mensajes por whatssap.
En la ronda Sant Pere hay un árbol caído.

Hoy estoy asqueada de todo.






Una entrada en la que el número 2 sale muchas veces

Está nublado y la luz es blanca. El jueves fui a un concierto brutal de Holy Wave, uno de esos grupos que solo giran por Estados Unidos, pero por fin han venido a Barcelona, y a una sala pequeña, la Upload, con una estética muy Lynch tanto por la luz como por las baldosas del suelo negras y blancas, y con poco público pero entregado. El lugar perfecto, la noche ideal.
Creo que ligué con un chico que me preguntó cómo me llamaba, me pareció una pregunta bonita y sencilla para iniciar una conversación sobre música y sobre algunos detalles de nuestra vidas (estudias, trabajas, donde vives, vienes mucho por aquí, los clásicos). A la mañana siguiente tenía un mensaje en Instagram preguntándome si iba a volver a algún otro concierto. No le he contestado pero creo que hoy le escribiré algo amable; tengo problemas con la pantalla táctil de mi móvil y me impide poder contestar mensajes con soltura. El dj de la sala pinchaba con vinilos pequeños música de los 60's y 70's. Pensé que prob…

Rodillas llenas de tierra y restos de hierba

Si has crecido en Barcelona sabes que siempre llueve para las fiestas de gracia. Y en los periódicos publican titulares como "La lluvia no logra arruinar la decoración de la Calle Verdi". Si has veraneado en la costa sabes que en mitad de agosto siempre hay una tormenta con rayos y truenos. Y al día siguiente está nublado, ha refrescado y tu madre te dice "ponte chaqueta para salir a tomar un helado con tus amigas". Ambos son, para mí, recuerdos de la infancia.
Y hoy, hoy ha llovido. Hoy ha sido el día en el que llueve en las fiestas de gracia a mediodía. He visto en instagram a algunos vecinos tapando el atrezzo de las calles con bolsas de basura.
Yo no estoy de vacaciones y la tormenta me ha pillado en la oficina. He salido a las tres y había quedado para comer con mi amigo Emilio. La ronda Sant Antoni parecía un río desbordado. La silueta del Mercado se veía a lo lejos, borrosa, y se me han mojado las adidas en Valldonzella. ¿Será este, dentro de unos años, un re…

¿Cómo acabará el día?

Hoy me he despertado a las 5 de la mañana y ya no he podido dormir. Se preguntará el lector o lectora, ¿por qué?
Porque quería cerrar el pasado. Sí, como si de madrugada se abriera la posibilidad de acceder a la puerta que te lleva hasta a él, y entonces poder sellarla de una vez por todas, para que no interrumpa más. Pero no es así, no funciona así. Yo sé que a veces llevo un soplete y soy capaz de reabrir cualquier puerta, por muy atrancada que esté. ¿Cuál es la solución entonces? Llevo tiempo tratando de averigüarlo. Y en estos últimos años, evidentemente, se ha ido acumulando más pasado. Así que tengo un par o tres de puertas fantasmagóricas que abro y cierro con soltura, pero acarrea consecuencias.
Le he enviado un mensaje a B. Me parecía raro cortar así la comunicación, de forma tan drástica. No sabía si se iba a enfadar... pero no, me ha dicho que ella había estado a punto, también, muchas veces. Resulta que ahora trabaja al lado de mi casa. Me suena. Y hemos quedado para tomar a…

Sanas y salvas

He superado mi primer revés. La verdad es que todo es distinto, ahora, incluso la tristeza. Dura lo que dura. 
La parte intensa dura 10 minutos de llanto, dura un cigarrillo, da para una cerveza... luego quedas con alguien, te tomas un café, u otra cerveza, comentas con los amigos y se te pasa. Y acaba el día y dices... sigo siendo yo. 
Un revés con depresión era un auténtico mazazo. Hacía que me cuestionara toda mi vida y mis capacidades. Ya no recordaba cómo era ver la verdadera magnitud de un asunto. No lo recordaba. Es fuerte... es impactante.
Hoy he ultimado detalles para mi semana de vacaciones en la isla, en septiembre. Volver a uno de mis lugares preferidos... volver sola y disfrutar de mí, de la persona a la que vi desmoronarse y volver a moronarse. Voy  a celebrar que estamos sanas y salvas. No sé por qué hablo en plural.

Bajé las escaleras y de dos en dos

Ayer le di la bienvenida a la melancolía estival de madrugada, mientras bajaba por la calle Girona en bici, el aire fresco, los semáforos en verde y la menstruación estallando por dentro en rojo. Sangre.
Por un lado, creo que el reciente final de intento frustrado de "relación" me afectó un poco, aunque fuera decisión mía no continuar. Y por otro, tener citas de tinder de esas en las que ves/sientes/intuyes/percibes que no vais a ninguna parte... tampoco es que sea un planazo. Siempre me acuerdo de la pava esta que dice "eres mayor cuando te das cuenta de que el queso es caro y de que todo el mundo se droga". Acertaba más antes, años atrás, cuando la gente no se ponía foto de cara en las apps y hablaba con ellas porque me gustaba el fotograma, canción, libro, o lo que fuera que hubiese escogido tal persona como tarjeta de presentación. Acertaba más entonces cuando no tenía en cuenta la cara, pero sí sus gustos y posibles afinidades.
Llegué a casa, me senté en la t…

Antes de conocerme

Estoy disfrutando de la vida luminosa. Respiro y siento los árboles, el cielo, el sol, el aire en la bicicleta. Los amigos, la música, la familia. ¿Es amor por dentro? ¿Es amor por fuera? ¿Es química cerebral? Me da igual.
Hoy he tenido una cita. Nos hemos besado. Pero no es lo que busco. No nos volveremos a ver. No pasa nada. Tinder es una barra de bar, te besas y no te gustas y te vas y ponen otra canción. Dejé aquello con B. Tampoco era lo que busco. Es complicado. Sin embargo, no encontrar no me preocupa, ahora sí estoy bien sola. Ahora sí. Ahora todo es como una piscina bajo el sol a primera hora de la mañana. Pero... quiero volver a enamorarme. Ya lo he dicho. Qué nervios. ¿Cuándo volverá?

Revolcarse y extinguirse

Me muevo constantemente para cambiar de postura; a veces estoy un rato de pie con las manos en el teclado, es como estar tocando un sintetizador. Es lo que peor llevo de trabajar con un ordenador.  Ojalá la humanidad se extinga dentro de 100 años. 
Me he aficionado a cerrar los ojos y a sentir que estoy bien. Quiero ser muy consciente de este periodo de estabilidad y calma. Quiero rebozarme de felicidad.

Voy a transformar mi "thing" con B. Voy a proponerle que dejemos de revolcarnos y que seamos  amigas. Me parece un planazo.









Un agosto más a punto de empezar

Las obras veraniegas. Las excavadoras, las taladradoras, las apisonadoras. Las vallas amarillas, los petos amarillos, las señalas provisionales. Eso es el verano en la ciudad. Más o menos. Una parte.
Ya echo de menos mis vacaciones, y solo hace semana y media que he vuelto al trabajo. Recuerdo las tonalidades infinitas de verdes en el bosque.
También he vuelto a la piscina después de... un año y medio, tal vez. Nadar es maravilloso y sólo se me ocurre que también existe la fascinación, después de nadar, como segunda cosa maravillosa. Fascinarse por algo y/o por alguien. 
Tengo restos de amores pasados a mi alrededor, como confeti plateado. Y me lo imagino flotando, o como una estela, o como algo que se desprende de mi pelo. Aquella tarde, aquel gesto, aquella palabra, aquel olor, aquella voz, aquella luz, aquella discusión tonta, aquel café, aquella conversación. A lo Jean Marc Vallée. Lo que  me gusta de Sharp Objects es que suene Led Zeppelin en cada capítulo, porque eran algunas d…

He estado tanto tiempo esperando

Ayer, en el concierto de Future Islands, me encantó el nervio de Samuel T. en el escenario. Lo que me gusta de él es que parece un tío normal, ni feo, ni guapo, ni moderno, ni delgado, pero canta y se transforma en algo inigualable. Me encantó escuchar Seasons en directo, y desgañitarme cantando I've been waiting on you... y sí, he estado esperando. Disfruté con todas las del disco del año pasado, que está lleno de melodías cristalinas y desgarradas. Me lo pasé muy bien viendo todo el espectáculo de cerca, el sudor, las luces en la cara, el calor, la vibración de las tablas del escenario... Cosas que no se viven en un festival cuando ves a un grupo por una pantalla gigante. 
Descubrí a Hurray for the Riff Raff, la telonera, que tiene un tema muy bueno, Hungry Ghost, aunque me gustó mucho más en directo. A ratos, me recordaba un poco a Manhattan de Cat Power.


Después de tanto tiempo contando mi particular tristeza, tengo pendiente hablar de mi estado actual, que es todo lo contr…

Hija única

Mientras estaba en la playa, mi amiga amante me ha llamado para vernos. Le he dicho que sí, que podíamos comer y pasar la tarde juntas. Hemos acabado en la playa dándonos un buen baño para despejar la morriña de después de la siesta.

Por la noche, he tenido una conversación interesante, acompañada de unas cervezas, con mis amigas hijas únicas. Hemos hablado de cómo ha sido, para cada una, la experiencia de la infancia a solas. Nos hemos dado cuenta de que le damos mucha importancia a los enfados con los demás, nos duele y nos hace sentir tristes. La conclusión es que tal vez sea porque ninguna ha crecido con el típico hermano o hermana con el que discutir y seguir como si tal cosa. Si nos enfadábamos, era con los adultos, y las consecuencias eran graves. Es lógico que le demos tanta importancia.
Nos hemos reído mucho de nuestra condición de hijas únicas, y de nuestros rasgos comunes.

Viva la zona de confort

Dentro de la felicidad veraniega, también entra la melancolía veraniega. A ratitos. Es un Pack Completo. 
Mi amiga amante me ha propuesto venir a cenar y a dormir pero compite contra mi rutina a solas, labrada con esfuerzo durante decenas de meses... así que le he dicho que mejor otro día. Me apetece pero ya me había hecho a la idea de estar sola, hoy. No sé si me explico. Me pilla con el paso cambiado esto de que alguien quiera venir a dormir conmigo. Bueno, y tengo la regla y estoy a medio gas y no sé cuántas cosas más. ¿Me estaré justificando? ¿me da miedo abandonar mi zona de confort? Al que se inventó la expresión abandonar la zona de confort habría que decirle que se está muy a gusto. Que si él no lo está, pues que se lo trabaje.


Continuará

este verano, me siento feliz. El sol colándose entre las persianas, las mañanas húmedas, las brisa que sube de la playa por las calles del barrio, las lecturas a la sombra, el pelo mojado, las marcas del bañador, el cloro y el azul piscina, las noches y las sábanas blancas. Hacía tiempo que no me sentaba tan bien el verano. Esta sensación de serenidad, dulce, cálida

Pizza Margarita

Ahir no podia dormir després del concert. Crec que tocar m'excita massa, deu posar en funcionament un munt de neurotransmissors. Quan m'he adormit, he hagut de prémer molt les mandíbules perquè aquest matí tenia mal de cap i em notava tensa la boca. Va ser un concert guai, vam sonar bé. Encara no hem sonat malament cap vegada. A nosaltres també ens és estrany.
La vida és plena de regals com aquest d'ahir. Al cap de tant anys, tornar a una ciutat on vaig viure amb 19 anys i tocar a 100 metres de la meva porteria. Tornar per fer el que més m'agrada, o una de les coses que més m'agraden. En realitat, el que més m'agrada és enamorar-me, però no ho puc triar a consciència ni fer-ho quan vull, per tant, no compta.
M'he llevat tard i amb mal de cap. Ja ho he dit. I m'he menjat una pizza margarita tan bona que li he dit a una amiga per whatssap. En plan... "la millor pizza de la meva vida i es només Margarita!!". Aleshores, he recordat que una dia h…

Las distancias

Observo las montañas que se alzan frente a la casa, el manto de árboles que las visten y pienso en lo cerca que parecen estar. Y en lo lejos, en cambio, que está todo lo demás,  el trabajo, el día a día, las calles sucias, el aire húmedo y caliente de Barcelona...

He encontrado un libro en uno de los cajones de la casa, un libro olvidado por alguien que pasaría aquí algunos días de vacaciones como yo, supongo. Es un libro de relatos excelente, de Cristina Fernandez Cubas. Un libro que leo  mientras no estoy nadando o montando en bici. Ayer leí paseando bajo los árboles durante la puesta de sol y no deseé estar en ningún otro lugar.

La piscina, la piscina también está siendo importante. Creo que es aquella piscina que buscaba hace tres veranos. Ha aparecido. Los caminos, también. Los caminos que pasan por el bosque y los riachuelos y los campos.

Te escribí una carta de despedida hace una semana y pico. La carta no era demasiado emotiva, cuatro líneas... quería finiquitar el ejercicio t…

Tantas opciones, me abruman

Perri y yo abandonamos la ciudad unos días. Nos vamos a la Naturaleza.
Hoy he leído que la gente ya ni lee ni escribe, que solo ve o hace vídeos, y/o fotos. Y que dentro de unos años, tampoco soportaremos el formato vídeo. Y que luego recuperaremos la escritura como los cassettes.
Tras esta Apocalipsis anunciada, tan solo quedará un blog añejo: este. Y cuando nos ataquen los simios o nos colonicen los extraterrestres, únicamente tendrán esta referencia escrita en digital y pensarán que todos los seres humanos eran como yo. De ahí que todo esto siga su curso. Es una cuestión histórica.









Novetats

L'estiu ha arribat en tots els sentits. Tornar al sexe després de vint mesos d'asexualitat m'ha deixat fora de joc i esgotada. Sobretot perquè no m'ho esperava i no ho tenia planejat. I han estat 4 dies sencers amb una persona que fa 4 dies no coneixia de res. I no són 4 dies figurats, sinó literals. De dijous a diumenge. Ara tinc por que m'esclati una bomba a les mans. Quan el sexe entra en joc, tot sembla que s'hagi de complicar. Són preguntes que em venen al cap i penso... hòstia, però si fa 4 dies estava la mar de còmoda en la meva zona de confort de dol etern, fent les meves cançonetes, escrivint sobre els records... i ara apareix una persona encantadora que s'ha deixat unes calces. Val, d'acord,  que ningú em malinterpreti, no em queixo, és només que... no sé com m'he de sentir. Li estic donant massa voltes a uns quants polvos? M'he tornat gilipolles en vint mesos? No sé ni quina cançó posar.

Ja he tornat a casa

He descobert aquest grup de fa 20 anys perquè ahir van tocar. Crec que són mítics.

Fa tres dies que la vida em sembla senzilla i maca.
Vaig tornar allà, després de sis anys crec, i el primer que vaig sentir va ser desconcert, no recordava els noms dels carrers ni el camí ni la forma de la ciutat, i tot em semblava petit. No va caldre cap gram de nostàlgia. Només curiositat per tornar a estar allà, a unes coordenades on sé que vaig ser feliç. De vegades, creiem que hi ha monstres on no hi són. Això em passava de petita, sobretot al passadís que anava a la cuina, per això el creuava corrents amb patinet o amb bici...
El concert no va ser un desconcert. Hi havia una llum blava molt maca, a l'escenari, que m'il·luminava i feia destacar la meva guitarra. Vaig estar una mica nerviosa fins a la quarta cançó. Llavors vaig fer el "clic" i m'ho vaig començar a passar bé. La primera, fins ara, sempre és la que em dóna seguretat. La segona és la de, vinga... provem... La t…

Intolerable

Crec que Beach House ha tret un bon disc, però no els puc escoltar gaire, em fan sentir que encara trobo a faltar els bons moments amb tu i, després de 20 mesos, em sembla excessiu. Intolerable. Fins i tot, vergonyós.
Ahir vaig vendre la bici que tant em recordava a tu. Ha estat un procés llarg. En un principi, em negava a deixar-la. La vaig continuar portant durant molt de temps després de tu, un any, segur. Un dia vaig decidir que havia de fer l'esforç de desprendre-me'n... Potser no podia estar amb altres noies, però sí amb altres bicis.
Vaig buscar una que m'agradés molt i complís tots els requisits... Que fos maca, lleugera, amb canvis, una mica retro, i de la meva mida. Em vaig il·lusionar per una nova bici i la veritat és que la porto molt a gust. Ja l'he fet meva. La que em recordava a tu la vaig deixar a casa durant un temps. Sense saber massa què fer amb ella... La tenia al menjador.
Quan la vaig posar en venda, ningú s'interessava. Vaig pensar que po…

Las echo de menos a todas

Hoy es día 11 y hace tres meses dije que volvería a escribir el 11 de junio, pero la verdad es que seguí escribiendo. Aun así, celebro que he vuelto al blog del que no me fui.
El sábado estuve de bajón porque echaba de menos a todas las chicas de las que me he enamorado y he tenido algún tipo de relación (alguna más larga, otras más cortas). A todas y cada una. Soy polinostálgica. De cada una echaba de menos algo distinto. Creo que los sábados me producen ansiedad. Esa ansiedad de tener que ser feliz porque es fin de semana y todo el mundo espera que lo estés. Yo suelo acordarme los sábados de los sábados del pasado. R se va a reír mucho cuando le cuente esto. Soy negada para vivir en el aquí y ahora. Yo en el aquí y ahora me acuerdo del ayer.
El fin de semana que viene tocamos en un lugar en el que viví con alguien que fue muy importante en mi vida (ya estoy otra vez con la matraca del pasado). Por supuesto, estuvo presente en mis pensamientos polinostálgicos de ayer. Desde entonces…

London Calling (The Clash)

Me fui a dormir tarareando London Calling. Me he despertado canturreando London Calling. Y me he puesto a escuchar London Calling en cuanto he podido. Le tengo cariño a ese disco porque me lo compré cuando tenía 15 años (la primera vez que fui a Londres, un viaje de esos de fin de curso) y me pareció que era el lugar ideal para un vinilo de segunda mano de una banda mítica como The Clash. Era por la mañana y hacía sol, y en aquel momento y con aquella edad, estar allí era como entrar dentro de una película. Supongo que tenía muchos sueños y esperanzas por todo lo que estaba por venir... Son inolvidables los momentos grabados detrás de cada disco que te compras, o detrás de cada canción que adoptas como compañera de vida.
Llevo la camiseta  que me compré en el gutter. Está pintada a mano y es blanca, azul eléctrico y negra. Escribo estas letras  para el futuro, para saber que tuve una camiseta preferida, pintada a mano, con una enorme cara, con dos lágrimas azules rodeando los ojos, c…

Mis ex siempre encuentran novia antes que yo

Mis ex siempre encuentran novia antes que yo. Son más guapas, más altas, más listas y mejores personas. Está claro.
Me encanta cómo suena  Tijuana Panthers. "Creature" es un tema buenísimo. Me gustaría verlos en directo en la  Begood. O por ahí, por su tierra. Pero sin tener que preocuparme por el dinero que me estoy gastando en el viaje. De hecho, sin tener que planearlo, siquiera.
He hablado con una alumna chilena  por teléfono y me he acordado de J, por su acento. Y me he desbocado. No puedo evitar sentir pena por el pasado feliz. Lo llevo mal. Pero lo he llevado peor. Cada día soy más despegada, incluso conmigo misma. Incluso, con los demás. Incluso, con el mundo. Venga, quién se lo cree.
¿Cuándo llegaré a casa? 

Un apunte para aquellas personas  que pasan de los temas sentimentales y melodramáticos:
Ver a hombres tocando de más de 50 años es bastante habitual. En circuitos locales es muy muy muy habitual. En cambio, ver a mujeres que se acerquen a los 50 en un escenario es …

Todo bien

Estaba pensando en aquel libro que leí, en el que no pasaba nada, y era bellísimo. Ahora estoy despertándome en mi habitación, con la ventana entornada, la claridad afuera. Te he dicho m’agrades molt. Para amortiguarlo he añadido algo que lo ha estropeado un poco. Y ha sonado a que lo decía sin sentirlo y aleatoriamente. A veces levanto a mi alrededor una muralla romana.

Después del concierto de esta semana me sentí eufórica. Una especie de felicidad repentina y que se extendía hacia los demás. Contener los nervios mientras toco y canto y al mismo tiempo la euforia hace que después mis neurotransmisores sean eléctricos. De ahí el subidón que siento luego, que es felicidad intensa.

La suerte me sonríe

Actualización de mi vida sexual
La semana pasada casi follo dos veces.
Finalmente, se quedó en cero veces. La primera, me rajé yo. La segunda, se rajó ella. La primera  yo estaba cansada de trabajar y pensé, qué esfuerzo,  pudiendo estar sola cerveza en la terraza  Holy Wave en el altavoz, atardecer. La segunda vez se rajó ella y suspiré, en secreto, aliviada.


Qué tal el fin de semana
Noche de confesiones con G sobre aquello que hacemos y no deberíamos hacer fotos en un fotomatón y revelaciones en una fiesta con muchas caras a contraluz, con rastas, punks e indefinidos y pakis vendiendo cerveza. No nos quedó claro de qué iba aquello ni cómo tanta gente se había juntado allí detrás del cementerio.
Me enamoré fugazmente de una  que bailaba cerca no le vi la cara, solo la silueta y luego se esfumó y yo tenía pis y se me fue de la cabeza el amor mientras el suelo era un manto de latas de cerveza aplastadas.
Al día siguiente nadé en la playa estaba el agua helada pero me sentí orgullosa de mi hazaña.


Las vecinas han vuelto

Amanecer

Firmaría palabra por palabra esta canción de Los Planetas.
Lo que anhelo es paradójico: cambiar de lugar sin cambiar de lugar, que todo sea distinto y a la vez familiar, que mis amigos permanezcan -pero que las calles parezcan sorprendentemente nuevas. Verlo todo con otros ojos. Arrancar los antiguos de sus cuencas y sustituirlos por otros que capten la realidad con intensidad.  ¿Se llama drogas?
Risas.
Pues no lo sé, la verdad es que no tengo ni idea. Me voy perdiendo y me desepero, pero trato de disimularlo en mi vida diaria y aparente. La vida de la apariencia. La vida de Ey... qué tal... pues bien... oye que tocamos el sábado... a qué guay... vienes no? Sí, Sí... Mola... oye a ver si nos tomamos algo... claro... viste el otro día a Marta?... Sí, sí... Me partí de risa con... Ya... Oye vas a ir a...
Esa vida que me entretiene de lo del primer párrafo. Es la vida que le gusta "ver" a los demás, también. Las que los amigos quieren para ti. Pero en mi blog soy libre y hab…

Escabechina tinder

A pesar de llevar desde octubre de 2016 sin relaciones sexoafectivas (o como cada persona quiera llamarlo), hoy he cancelado un match en Tinder por una nimiedad. Risas. Le digo: “me encanta la canción que tienes de himno”, y dice “¿cuál? es que no me acuerdo”. Buuh. Error. Cancelar. 
No es tan grave pero... ya no me va de ponerme absurdamente tiquismiquis.







Una vida poblada

Esta mañana olía a jazmín por los alrededores del parque. Iba medio dormida y todo estaba tranquilo. Luego ha hecho un calor horrible y la existencia me ha parecido insoportable. Se mezclaba con la polución y el humo de los autocares. Y tenía sueño, mucho sueño.

R estaba muy contenta porque durante el finde había visitado pueblos que no conocía. Me ha dado envidia esa alegría sencilla. He rememorado un momento placentero cuando he pisado el último escalón, antes de salir a la calle, pero no sabría decir cual. Algo del pasado. Más que un recuerdo era una sensación. He cruzado la calle pensando en ello, en esas sensaciones huérfanas que van y vienen durante el día, durante los días. Y que vienen de muy lejos, como el eco. Mucha pantalla, mucho trabajo y tristeza, hoy. Una vida apartada (como la canción de Tirana):
penso que potser està bé
tancar-me a casa per un temps i no sortir, oh oh
saps el que penso de la gent?
saps el que penso de la vida?
el que he de fer és acabar
i desp…

Pretérito perfecto

Este fin de semana he pasado mucho rato en silencio mirando las plantas. Tal vez sea parecido a lo de meditar. Me he puesto un disco, Secret Place. He estado arreglando el botón que gira para subir el volumen. También he puesto un cassette de Patti Smith y sonaba bastante bien. He visto Taxi Driver. No he visto a ningún amigo porque todavía me estoy reencontrando. He sacado algo con la guitarra que podría acabar siendo una canción. He vuelto a leer un cómic que me gustó mucho en su momento, “Dentro de la noche”, de Eduardo González. He estado bailando escuchando School’94. Me he pasado Tinder entero y he llegado a la pantalla final. He estado transplantando y ordenando macetas. Tengo tierra entre las uñas.

El amor a primera vista detrás de una guitarra y un micro

La noche del primer concierto tuve un flechazo con una chica que me miraba. Me miró fijamente durante una hora. Me di cuenta desde la segunda canción porque abrí los ojos y la vi justo en línea recta. Su mirada destacaba, eran rayos. Yo pensé, ¿quién es esa chica? ¿quién es? Quiero que me mire así más veces. Que me mire muy fuerte. Y muy largo.
Sus ojos me tranquilizaban, yo estaba nerviosa por si se me olvidaba alguna canción. Lo recuerdo y me teletransporto. Aguanté su mirada varias veces, el poder de sentirse tras una guitarra, supongo.  Era una mirada misteriosa y dulce. Recuerdo que en una de las canciones ella cerró los ojos y sonrió, y luego volvió a abrirlos y siguió mirándome. Yo, feliz.
Estábamos por allí, bebiendo, charlando, amigos, risas.
Me la presentaron. Era amiga de la amiga de la amiga de un amigo. Estuvimos hablando bastante rato. Encima era interesante, simpática, muy natural. (Nota: en la conversación me dejó claro que le molaban las tías, fue clara al respecto. …

A veces, soy otra persona

Hoy he visto “En realidad yo no estaba allí” y me ha encantado. Llevo un par o tres de días sintiéndome sola, no me apetece compañía, ni que me propongan planes; pero sí ver películas, estoy en modo letargo. Aunque no dejo de pensar que la vida está fuera y yo estoy esquivándola... Porque ya la conozco. La perri, cuando se tumba a mi lado, me muerde las orejas flojito. Ya me sigue por la calle. Hace días que la llevo sin correa. 
Crece, a veces se para. Se para durante semanas. De repente, vuelve a crecer. Es soledad. Odio cuando salta el salvapantallas de la tele. No me gusta que anochezca tan tarde cuando me siento sola. Es como alargar la agonía. Cuando bajábamos, hace diez años, del faro de La Mola, el sol se ponía a las 21:15. No sé qué hacer en vacaciones. Hace tres años que no me voy de vacaciones. Pero sigo pensando en bosques, lagos y playas. Un día me iré de vacaciones.



El tanatorio y el parque

Por las mañanas,  más o menos temprano, a eso de las 8:20, hay tranquilidad en el parque y en el tanatorio. Cuando cruzo bajo la arboleda siento que estoy en un lugar distinto durante unos minutos, en un lugar mejor, O en otro, en otro lugar. Me alivia. Se desdibuja lo de alrededor, me desdibujo yo, los demás, y solo queda algo verdadero.
Minutos antes paso frente al tanatorio y pienso en mi muerte y en cómo será. En si ocurrirá dentro de mucho tiempo o, por el contrario, en pocos años o en unos meses, o en días. No me angustia pensarlo, es algo que ocurrirá sí o sí.